Las Aventuras del Pequeño Cthulhu

Ve el video en el sitio original.


¿El friki nace o se hace? Independientemente de la respuesta, este vídeo infantil titulado “El Pequeño Cthulhu” es un buen comienzo para que los más pequeños de la casa empiecen a conocer los Mitos de Cthulhu.

R’lyeh suele estar bajo el gran océano azul, pero cuando las estrellas se alinean, R’lyeh se alza sobre las aguas, y entonces los pequeños primigenios salen a jugar.

Como si de un episodio de un ominoso Pocoyó se tratara, nos presenta a los mejores amigos de Cthulhu, como Dagon y los otros profundos, y conocemos algunas de sus aficiones, como devorar las almas de sus seguidores.

El vídeo cuenta, por supuesto, con todas las recomendaciones de los Departamentos de Pediatría y Educación Infantil de la Universidad de Miskatonic. Ved el vídeo antes de que cambien las estrellas… ¡y sea hora de dormir en la ciudad mágica de R’yleh, bajo el mar!

Vía | Nikochan
En ZonaFandom | Las Llamadas de Cthulhu, Espectacular figura de Cthulhu, Dioses Primigenios en los Mitos de Cthulhu

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en