La visión de los juegos de rol online en la tira Foxtrot

Estoy enganchado a la Tira Foxtrot, de Bill Amend. Las referencias frikis son muy habituales, gracias a que el menor de la familia, Jason, es un geek en toda regla. Su hermano es un perezoso de cuidado, su hermana Paige sólo piensa en ir de compras, y sus padres hacen malabares para no perder comba con ellos, tratando de entenderlos como sea.

En la tira que os presento, Jason está enfrascado en un juego de rol multijugador online. Si os gusta el World of Warcraft, pues vale, podría ser ese. Pero hoy se enfrenta a su némesis, que resulta no ser ese maldito paladín de nivel 70 y cargado hasta las cejas de equipo… Esta vez es mucho más terrible. Quizás sirva esta presentación para que alguien se enganche como yo a esta estupenda tira diaria.

Sitio oficial | Foxtrot en castellano (Go Comics)

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en