‘La Patrulla-X. Hijos del átomo’, mutantes a lo grande

Dos son los recuerdos claros que, hasta justo antes de abrir esta nueva apuesta de Panini del Grandes Tesoros Marvel, tenía asociados a ‘La Patrulla-X. Hijos del átomo‘. Recuerdos que provenían de una remota primera lectura allá por principios de este siglo cuando la serie fue editada por Marvel —y convenientemente adquirida número a número a través de Previews por un coleccionista que no podía resistirse a los cantos de sirena emitidos de tan potente manera por un cómic de mutantes dibujado por Steve Rude—. Recuerdos que se dividían entre la más absoluta fascinación que provocaron los tres números que conformaban la mitad inicial de la propuesta de Joe Casey de revisar los orígenes del grupo reunido por Charles Xavier asomándose a antes de aquél primer legendario ejemplar firmado por Stan Lee y Jack Kirby; y el rechazo de pleno que, cuando llegó el cuarto, provocó ira y fuego en mi yo lector de entonces al abrirlo y contemplar horrorizado como mi adorado «Dude» había sido sustituido por el sosainas de Paul Smith.

Movido por la curiosidad acerca de cómo terminaría el sesgo de historia planteado por Casey, que no podía intuirse aún sabiendo de sobras dónde desembocaba buena parte del entramado, mi indignación no hizo sino aumentar cuando de Smith pasamos a Michael Ryan y de este a un Esad Ribic que, hace veinte años, no era ni la sombra de la sombra del artistazo que hemos podido llegar a admirar tras su paso por ‘Thor‘, ‘Secret Wars‘ o el ‘Loki‘ que Panini recogía también en este enorme formato en el que ahora recupera ‘Hijos del átomo’.

Con tales mimbres sustentando mis recuerdos, he de admitir que me acerqué a esta primera revisión que le hago a la serie en dos décadas con una mezcla de rechazo y curiosidad —algo malsana, de acuerdo, pero curiosidad a fin de cuentas— y he de confesar que, si bien me sigue pareciendo una desfachatez descomunal por parte de la Marvel de entonces el haber rematado la segunda mitad de tan mimado proyecto de Casey de la manera que lo hicieron —una práctica a la que hoy, por desgracia, estamos ya tan acostumbrados que ni nos molesta…bueno, un poco sí, pero no como para rasgarnos las vestiduras—, leído de una sentada y considerando el espléndido trabajo que hacía el guionista, insertando lecturas más contemporáneas en la gestación de un grupo que ya por aquél entonces arrastraba casi cuarenta años a sus espaldas, se perdona un poco que no fuera el inmenso creador de ‘Nexus’ el único privilegiado en dar forma visual a un guión que recuerda de forma directa a la legendaria ‘Dios ama, el hombre mata y que pone de manifiesto las ya usuales comparaciones entre el odio/miedo a los mutantes con la realidad del racismo o la homofobia de nuestro mundo.

Habrá quien piense que dicho discurso está ya más que trillado y que ya podían idear los escritores-X otras formas de asomarse al microcosmos mutante. A ellos les diría que, si tan del pasado y tan machacados están esos argumentos, que se asomen de reojo a lo que era incendiaria noticia hace unas semanas en Estados Unidos: creo que es más que evidente que el levantamiento del país tras la muerte de George Floyd y la ola de indignación, frustración e ira que su asesinato ha llevado a una sociedad crispada y fragmentada, es prueba sobrada de que lo que Lee y Kirby ponían de relieve a comienzos de los 60, y Casey actualizaba a finales de siglo, es una lacra aún por vencer de la sociedad yanqui. Y si lecturas como ‘Hijos del átomo’ sirven como acicate contra tales máculas, bien podemos pasar por alto otras disquisiciones, ¿no? ‘Nuff said!!!

La Patrulla-X. Hijos del átomo

  • Autores: Joe Casey, Steve Rude et al.
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 160 páginas
  • Precio: 38 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.