‘La Patrulla Condenada. Libro uno’, ¡menudo renacimiento!

Junto a esa maravilla que ha resultado ser el trabajo de Damon Lindeloff en la secuela de ‘Watchmen‘ —una secuela que, si no supiéramos lo contrario, cabría afirmar que viene firmada por el mismísimo Alan Moore—, creo que pocas dudas puede haber al apuntar a la traslación que HBO ha producido de ‘La Patrulla Condenada‘ como otro punto álgido de cuantas incontables series hemos podido ver a lo largo de 2019. De hecho, y espero me permitáis la digresión, si no fuera por que Amazon Prime ha tenido ‘The Boys‘ y Netflix terminaba el año con la espléndida ‘The Witcher‘, pocas dudas habría que HBO tendría que ser coronada como la mejor plataforma de VOD del pasado año en lo que a series se refiere, ya que, a las dos anteriores se unían esa obra maestra que es ‘Chernobyl‘, la muy impresionante segunda temporada de ‘Mindhunters‘ o la espléndida tercera de ‘The Handmaid’s Tale‘.

Pero, centrémonos. ‘La Patrulla Condenada’. Confesión algo vergonzante: no he leído nunca ese puntal de Vertigo que fue la incursión de Grant Morrison en las aventuras del grupo liderado por Niles Caulder. ¿Que cómo puedo dormir tranquilo por las noches? No sé, cerrando los ojos y planificando el día siguiente. ¿Qué cómo pretendo llamarme aficionado a los cómics con tamaña carencia? Mejor no nos metamos en terrenos en los que podríais salir escaldados, que seguro que a vosotros también os faltan muchas lecturas que servidor considera fundamentales y no por eso os voy a meter en una tinaja de brea herviente. Dejándolo pues en empate entre servidor y todos los que os encontráis ahora mismo al otro lado de la pantalla leyendo estas líneas, mi carencia para con ‘La Patrulla Condenada’ no impedía que disfrutara como un enano con las locas ideas planteadas por la serie de HBO y, por extensión, por la simiente que Gerard Way plantaba en las páginas que hoy nos ocupan de muchos de los surrealistas derroteros por los que discurre la adaptación televisiva.

El creador de ‘Umbrella Academy’ —otra de las series que más ha gustado a lo largo de 2019; y nótese que digo «ha gustado» y no «me ha gustado», ya que no me convenció mucho la traslación que hizo Netflix del extraordinario cómic dibujado por Gabriel Bá— se enfunda aquí su traje más colorido, dinámico, dicharachero, alocado, lisérgico, absurdo y, de nuevo, surrealista, para ofrecernos una narración de marcada personalidad «meta-«; sirviendo dicha raíz para preceder a términos que se completarían con «-lingüística» o, por qué no, «-anfetamínica». Entre ambos mundos cosmos Way hace renacer a un grupo que vive las más estrambóticas experiencias que uno pueda imaginar puestas en valor por un Nick Derington que se SALE —atención, batmaníacos del lugar, a lo que ha hecho el artista con los seis números de ‘Batman Universe‘—. Pero, claro, cuando tenemos a un ser de energía negativa, a una mujer elástica, a un robot con cerebro humano, a un fornido hombretón que provoca toda suerte de reacciones al flexionar uno de sus músculos —el chiste del orgasmo en la serie de HBO era de lo más grande que nos ofrecía la cabecera— o a una ambulancia que alberga en su interior a toda una realidad paralela. Cuando nuestros héroes se han de enfrentar a villanos de lo más particular —atención a ese Chasco que sirve de némesis en el segundo arco argumental aquí recogido—. Cuando por el camino tenemos que hacer frente a diálogos y más diálogos que ponen a prueba nuestro sentido de la realidad. ¿Qué cabe esperar? Os lo digo yo, cualquier cosa…pero grande, muy GRANDE. Porque, dejémoslo claro para cerrar: ‘La Patrulla Condenada’ de Way y Derington es un tebeo genial. Raro de cojones, sí, pero genial.

La Patrulla Condenada. Libro uno

  • Autores: Gerard Way, Nick Derington et al.
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 336 páginas
  • Precio: 32,30 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.