‘La nieve y el barro’, el que mucho abarca…

PORTADAS-laNieveyelBarro-OK

Más allá de la clara intención por parte de Enrique Sánchez Abulí de tratar de plasmar en las páginas de ‘La nieve y el barro‘ un fresco de carácter caleidoscópico sobre la Edad Media, el álbum editado por Panini entronca en ese tipo de proyectos que a priori tenía todo el potencial del mundo para convertirse en algo singular pero que termina por decepcionar sobremanera por la mal entendida ambición de la que guionista y dibujante hacen gala en sus páginas.

En el caso del guionista de la magistral ‘Torpedo‘, la historia que se traza aquí posee los mimbres para haber sido desarrollada de tal manera que la originalidad con la que se van trabando los diferentes arquetipos asociados a historias de caballería (arquetipos todos pasados por el singular tamiz de Abulí, claro está) no hubiera devenido en un batiburrillo inconexo en el que, dando precisa traslación al refrán, poco se aprieta por lo mucho que se quiere abarcar. Bien es cierto que algunos diálogos sueltos, sobre todo aquellos que están construídos en verso, son una luz en medio de tanta nubosidad, pero carecen de la suficiente entidad como para arreglar el conjunto.

El arte de Oswal, que tan buenos resultados había dado en otras colaboraciones con Abulí (grandes fueron sus ‘Historias tremendas‘), parece dejarse llevar por ese ansia de decir cuanto más mejor, y lo compulsivo de su trazo e irregular de su narrativa no ayudan a aliviar las fallas de la historia, antes bien, muchas veces consiguen potenciarlas por lo ininteligible de lo que se nos está mostrando en unas viñetas abigarradas que, en no pocas ocasiones, hay que descifrar más que leer de manera natural.

La nieve y el barro

5MUY ERRÁTICA
  • Autores: Enrique S.Abulí y Oswal
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 144
  • Precio: 19,95 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.