‘La Mondaine volumen 2’, maravillosa conclusión

La Mondaine 2

Pasamos mucho tiempo del 2014 hablando sobre sus espléndidos y diversos trabajos. Cerramos el año incluyéndolo en nuestra lista de imprescindibles del cómic europeo sin hacer ningún tipo de distinción entre cuáles de sus creaciones era mejor que otra. Y, si hay que pensar que el comienzo de este 2015 es indicativo de algo, está muy claro que en los doce meses que nos quedan por delante Zidrou va a volver a ser parte fundamental del devenir de esta página y, por ende, del correspondiente a lo que atañe al tebeo francobelga. Vale que tanto esta segunda (y última) entrega de ‘La Mondaine’ como la primera de ‘Marina’ que os traíamos hace unos días correspondan al último trimestre del pasado año y no al primero de este, pero creo que tan minúsculo reparo no es motivo suficiente para desmontar el argumento de que, hoy por hoy, hablar de cómic europeo es hacerlo, sí o sí, de lo que el guionista va pariendo con el transcurrir de los meses.

De la historia que hoy nos ocupa ya hablamos largo y tendido allá por el mes de agosto pasado en una reseña en la que despachábamos a placer de su guionista, del talento que desplegaba en este relato ambientado en el París ocupado de la Segunda Guerra Mundial, de lo cercano que resultaba tanto su personaje principal como, por extensión, todos aquellos que lo rodeaban o, cómo no, del asombroso talento de Jordi Lafebre para, ya fuera en la caracterización de personajes, ya en la ambientación, ya en los recursos narrativos o en el tratamiento cromático, dejarnos sorprendidos, anodadados y fuera de juego a unos lectores que no teníamos otra opción que rendirnos ante la evidente maestría del artista español.

Todos y cada uno de esos puntos, y alguno más que viene a sumarse en las páginas de esta conclusión, repiten uno por uno en unas páginas bellísimas capaces de atenazar al corazón del lector y de provocar todo un rosario de sentimientos que uno asociaría más al cine con todos sus infinitos recursos que a la página impresa y lo aparentemente limitado de su alcance. Que esto sea así, que ‘La Mondaine’ llegue de forma tan directa a lugares a los que no suelen llegar los demás y que se quede ahí, guardado en la memoria como el tesoro de incalculable valor que es no es sino un motivo más que añadir a la extensa lista que conforman las razones por las que, al menos el que esto suscribe, considera a Zidrou un genuino maestro del noveno arte.

La Mondaine volumen 2

  • Autores: Zidrou & Jordi Lafebre
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 64 páginas
  • Precio: 16 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.