‘La increíble historia de la medicina’, condensando siglos y destilando saber

Aunque vaya a parecer lo que no es, creo necesario empezar estas líneas con una advertencia para aquellos que hayan visto en ‘La increíble historia de la medicina‘ el regalo perfecto para un amigo o familiar médico o, porque esta vasta rama de la ciencia sea algo que apele a sus filias, una compra para sí mismo: lo que urden aquí Jean-Noël Fabiani y Philippe Bercovicci no es de fácil digestión. ¿Negativo? Para nada. Ahí es donde apuntaba con lo de que esta afirmación iba a parecer lo que no es. Si las casi 300 páginas que conforman esta completísima historia de la medicina son complicadas de digerir, al menos como trataríamos de hacerlo con cualquier otro cómic —esto es, sentándonos tranquilos en nuestro rincón favorito, dando orden de no molestar (si es que es algo que tengamos opción de hacer, claro) y disfrutando de una sentada de lo que aquí se expone—, es debido a que hay tantísimo conocimiento aquí condensado, tantos datos, fechas, nombres propios, terminología científica y hechos históricos que una inteligencia media probablemente pierda el hilo más allá de las veinte o treinta páginas.

Dicho esto, la clara recomendación que os dejamos es la de dar cuenta del volumen en pequeñas dosis, y ahí nos lo ponen muy fácil los autores dividiendo ‘La increíble historia de la medicina’ en veinticinco capítulos que, de manera aparentemente anárquica, cubren la totalidad de la práctica médica en todos y cada uno de los aspectos que podamos imaginar. Es más, tanto es así que, aunque normalmente nos resistiríamos a hacerlo, creemos indispensable repasar los encabezados de algunos de dichos capítulos para transmitiros una idea lo más exacta posible de lo que aquí vais a encontraros.

El libro comienza con ‘De la prehistoria a la antigüedad’ y aunque dicho arranque, y el capítulo que lo sigue, dedicado a ‘La Edad Media’, parezcan indicar cierta voluntad cronista de Fabiani y Bercovicci, estos dejan claro, tan pronto como en el tercer capítulo, ‘De los barberos a los cirujanos’, que el fluir normal de la historia no va a servir a sus intereses. Dedicado dicho episodio a cubrir, en sólo cuatro páginas, casi cuatro siglos de la humanidad, este no es sino el primero de muchos en los que, debido a la temática elegida para encabezarlo, se resumen décadas o siglos en muy poco espacio impreso. Así, en el cuarto, se habla de ‘Las grandes epidemias’ moviéndose desde la prehistoria hasta el siglo XX, y en sucesivos, dicho movimiento se convierte en algo normal cuando se analiza ‘La circulación de la sangre’ —capítulo 5—, ‘El instrumental médico’ —capítulo 6— o ‘El descubrimiento del cerebro enfermo’, un recorrido por la psiquiatría que arranca en Hipócrates y llega hasta el descubrimiento de los neurotransmisores.

La estructura que en todo momento se sigue a lo largo de los ya citados y de otros como los destinados a cubrir la oftalmología, la biología molecular y genética, los transplantes, los seguros sociales, hospitales, la práctica de la enfermería o algunas epidemias modernas —con página completa dedicada, cómo no, a la COVID-19—, es siempre la misma textos de apoyo en los que se va desmenuzando la información técnico-histórico-científica y viñetas en disposición clásica —de 6 a nueve por página— en las que Bercovicci se deja la piel para con, su trazo despreocupado y caricaturesco, interpretar todo bajo la clave de un humor que no siempre funciona con igual efectividad, pero que funciona a fin de cuentas y nos deja, en última instancia, con un volumen ESPLÉNDIDO —¿veis como el comienzo no era, quizás, el más afortunado?— que más que un mero tebeo es un libro de consulta muy ameno y documentado hasta lo indecible.

La increíble historia de la medicina

  • Autores: Jean-Noël Fabiani y Philippe Bercovicci
  • Editorial: Norma Editorial
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 288 páginas
  • Precio: 32 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.