‘La historia de mis tetas’, con la honestidad por bandera

Por más que ya hayan transcurrido casi siete años desde su publicación —¡pardiez, cómo pasa el tiempo!— el recuerdo de la grandeza de ‘Alicia en un mundo real’, la primera novela gráfica de Isabel Franc y Susana Martín, aún se mantiene fresco como aquella primera lectura que le hice al volumen publicado por Norma: honesto, franco, divertido y tierno, el tebeo de las autoras españolas servía a su guionista para exorcizar los demonios del cáncer de mama y a los lectores que a él tuvimos la fortuna de asomarnos, para acercarnos a la dura realidad de una enfermedad devastadora que, en el caso particular de Franc, derivó en una mastectomía y todo lo que la amputación de un pecho implica para una mujer. Un drama éste que, ampliado a toda una vida de singular relación con sus glándulas mamarias, es el que nos propone, aderezado con mil y un matices, la autora estadounidense Jennifer Hayden en ‘La historia de mis tetas’.

A lo largo de 352 páginas que, en contra de lo que pudiera parecer por su extensión, se leen de forma grácil, la autora nos lleva de la mano desde su niñez hasta los meses posteriores a sufrir una doble mastectomía, ya adulta y con dos hijos. En el ínterin, como podrán suponer, hay espacio para un recorrido vital intenso, plagado de anécdotas y recuerdos que, con la plena honestidad siempre como máxima, nos convierte en voyeurs inesperados del discurrir existencial de una mujer luchadora como pocas cuyo tránsito por este mundo alternará, si en términos de género literario hubiéramos de referirnos a ella, la comedia con la tragedia: el juego entre ambos mundos, y el perfecto equilibrio que entre ellos se consigue convierte a ‘La historia de mis tetas’ en todo un dechado de virtudes narrativas por más que los momentos de tragedia —circunscritos al cáncer de mama que también padecería su madre, y a aquél que se llevaría a su querida suegra— sean de un hondo calado emocional y transmitan de forma directa una tremenda congoja.

En lo gráfico, la simplicidad estructural de las planchas de Hayden es una que ayuda sobremanera a la forma tan directa en que impacta en el lector el relato de sus aventuras y desventuras: con cuatro viñetas por página —una disposición que permanece inmutable salvo en las cinco últimas—, el blanco y negro por norma y un dibujo efectista que raya en lo naïf, es en la carga simbólica de las viñetas de la artista donde ‘La historia de mis tetas’ encuentra su arma más efectiva para capturar constantemente nuestra atención. A lo largo de las muchas páginas que conforman el volumen, la alternancia entre visualizar la realidad y hacer lo propio con el mundo interior de pensamientos y sensaciones de la artista, aporta a la lectura un grado más de variedad que viene a sumarse al que ya ostentaba el juego entre comedia y tragedia que comentaba en el párrafo anterior, jugando a favor, no ya de que la sensación de cansancio sea una que jamás llega a asomarse, sino de que la valoración que de la novela gráfica puede hacerse sea, como poco, de sobresaliente.

La historia de mis tetas

  • Autores: Jennifer Hayden
  • Editorial: Random House Mondadori
  • Encuadernación: Rústica con solapas
  • Páginas: 352 páginas
  • Precio: 23,66 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.