‘La francesa’, somera decepción

La Francesa

De acuerdo, sabía de antemano que él no había podido terminarla debido a su repentina muerte en mayo de 2011 y que era el dibujante el que, a partir de un esbozo, remataba el guión de ‘La francesa’. Lo sabía y, aún así, el tener entre las manos un volumen con el nombre de Carlos Trillo en la portada ya suscitaba toda clase de expectativas. Al que se pregunte de dónde provienen, al margen de mirarlo con cierta reprobación por no saber quién es Trillo, le diría que intentara hacerse con cualquiera de los cuatro volúmenes de la colección de Horacio Altuna que Planeta DeAgostini publicaba hace unos años, ya que es en sus páginas donde podrán encontrar el máximo y más magistral ejemplo de lo que la pluma del guionista argentino era capaz de hilvanar.

Pero no nos perdamos. Decía que aún a sabiendas de la situación en la que se habían cuajado los dos volúmenes de ‘La francesa’, la expectación ante leer algo de Trillo era la sensación reinante antes de abrir el volumen con el que Norma recogía los álbumes publicados por Delcourt en el país vecino. Una expectación que nunca antes se había encontrado en lo que se refiere al guionista con el escollo de la decepción que la lectura de esta historia basada en hechos reales ha terminado imprimiendo en este redactor: fragmentada y por momentos confusa, a ‘La francesa’ le falta algo que, hasta donde la memoria alcanza, nunca había sido carencia en un tebeo firmado por el autor de ‘Las puertitas del señor López’, unos personajes que puedan sentirse cercanos, reales y con los que resulte fácil empatizar aunque sea de forma momentánea.

La traba que ello supone en un relato del corte tan realista como el que aquí se nos propone —la historia gira en torno a una prostituta francesa que vive en Buenos Aires y al polémico escritor y periodista Albert Londres— aleja de forma paulatina al que sostiene el volumen hasta posicionarlo a una distancia en la que, sí, se siguen pasando las páginas, pero más por mera curiosidad de qué arroja el guión sobre la figura de Londres que por averiguar quién es el asesino que se oculta tras el complejo entramado que entreteje el devenir del aquél. Ante dicha situación, poco puede hacer el espléndido trabajo de Pablo Túnica a los lápices, y sus esfuerzos, marcados por su estilo exagerado y caricaturista, quedan algo diluidos en el conjunto. Una lástima que la despedida de tan magno autor sea una obra que, al menos, sirve para elevar aún más la posición en la que se cuentan los trabajos que unieron a Trillo con Horacio Altuna. De lo mejor que servidor haya leído nunca en cómic de habla hispana. Palabra.

La francesa

  • Autores: Carlos Trillo & Pablo Túnica
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 116 páginas
  • Precio: 20,90 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario