‘La Espada del Inmortal Kanzenban Volumen 4’, mandobles de venganza


La verdad es que, de toda la inmensa cantidad que comics que pueblan las estanterías de las librerías especializadas, siempre hay alguno que nos hace más ilusión que vea la luz. Y puede ser muy importante y un dato a tener en cuenta si se trata de la reedición de una colección que teníamos bastantes ganas de hincarle el diente, el típico título que ya habíamos perdido la esperanza de poder sostenerlo entre nuestras temblorosas manos. Todo esto es lo que ha ocurrido con una serie manga que desde Planeta Comic han tenido a bien traernos de vuelta en un formato inmejorable, ese acertadísimo invento que es la edición kanzenban, unas medidas y unas características que le sientan de maravilla a las obras japonesas. Estamos hablando de ‘La Espada del Inmortal’, una cabecera mítica que muchos deseábamos poder leer en una edición que le hiciera justicia, algo que por fin hemos logrado, estando ya en la cuarta entrega de una historia apasionante.

Llegó a la misma vez que otro clásico moderno como es “20th Century Boys” y ambos se han convertido en títulos de obligada adquisición y lectura. La obra firmada por Hiroaki Samura, autor de la desgarradora “Los Carruajes de Bradherley” o la original “Ohikkoshi”, avanza con paso firme a base de tomos voluminosos en los que podremos ser testigos de las andanzas de Manji, un guerrero al que ninguna herida podrá pararlo ya que su inmortalidad es una ventaja definitiva en combate. Muchos han sido los enfrentamientos de los que ha salido victorioso gracias a este don, algo que “ganó” gracias a una monja anciana (solo 800 años) que, mediante unos gusanos llamados kessenchu, sanará de cualquier herida provocada, incluidas amputaciones de miembros. Pero claro, vivir para siempre puede algo muy aburrido así que se embarca en una misión para terminar con su inmortalidad: debe matar a mil hombres malvados para que el “hechizo” se deshaga.

Ambientado en el Japón de la era Edo, Samura dirige un relato de redención, venganza y lucha sin cuartel para encontrar respuesta a una pregunta que no es tan sencilla como parece: ¿Quién quiere vivir eternamente? Lo hace planteando una historia en la que el regenerar las heridas y ser inmortal puede ser más una maldición que otra cosa, algo que provoca un sufrimiento inagotable en el portador del don. A lo largo del sangriento camino de venganza de Manji, podrá ayudar a Rin, una joven también con ganas de ajustar cuentas debido al asesinato de sus padres. Los dos personajes se moverán en una época tan convulsa como atractiva para el lector, algo que nos transportará a un Japón fascinante, regado por muerte y destrucción y donde el honor, muchas veces, era el detonante que provocaba un combate de mortales consecuencias. Una historia muy atractiva que se ve reforzada por un dibujo sobresaliente, de trazo dinámico y cuya mezcla de lápiz y tinta da como resultado algunas páginas de esas que nos gusta mirar y remirar para contemplar la fuerza que encierra cada una de ellas. Serán quince entregas y ya hemos alcanzado la cuarta. Queda mucha tela que cortar y momentos para disfrutar.
[Grade — 9.00]

La Espada del Inmortal Kanzenban Volumen 4

  • Autores: Hiroaki Samura
  • Editorial: Planeta Comic
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 464
  • Precio: 16,95 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.