‘La Cosa del Pantano de Brian K. Vaughan vols. 3 y 4’, no era tan mala como la pintaban

CosaVaughan
Tras haber leído muchas de las aventuras protagonizadas por la verdosa y terrorífica criatura del Universo DC, entre las que destacan sobremanera la guionizada por Alan Moore, la etapa escrita por Brian K. Vaughan dejaba claro desde el primer número que iba a dejar a un lado todo el terror y la metafísica anterior para centrase en la intriga, los misterios y el no saber muy bien qué va a ocurrir una vez pasemos la página que tenemos delante. Para ello, y de forma bastante original y acertada, cedía el protagonismo a la hija de Alec Holland, Tefé, un personaje que queda muy bien retratado en esta última parte.

Pero Vaughan es un autor muy efectivo y no va a dejar pasar la ocasión de introducir cualquier elemento que sepa que puede funcionar dentro de la historia, de esta forma podremos disfrutar de la siempre agradable presencia del mago más canalla del Noveno Arte, John Constantine. Un personaje que ya hiciera su primera aparición en la mencionada etapa de Moore y que ahora vuelve recordando aquellos momentos que tantas veces hemos disfrutado, dando la sensación de estar cerrando un círculo.

Vaughan ha demostrado en más de una ocasión el buen manejo que tiene a la hora de escribir historias donde todo queda perfectamente explicado y bien atado. Lo hizo en Ex Machina y, sobre todo, en la maravillosa Y, El Último Hombre, colecciones todas ellas en las que el lector empatizaba a la primera con el protagonista principal. Jugada que vuelve a repetir en estos ‘La Cosa del Pantano: Cosecha Roja’ y ‘La Cosa del Pantano: Sin Raíces’ (aunque cronológicamente sean anteriores a los dos títulos de arriba), ya sea con los episodios correspondientes a la trama principal como con aquellos relatos de 24 páginas en los que se mueve como pez el agua.

Cosa2

La veintena de números de la que se compone la estancia de Vaughan en la colección está plagada de buenos momentos y mejores diálogos, faceta en la que siempre ha destacado. El de Cleveland nos presentó un oscuro enemigo en las primeras entregas y ha sabido llevar con mucho acierto y maestría el misterio alrededor de la identidad de dicho personaje, siendo toda una sorpresa la revelación final. Nada de cabos sueltos ni tramas que se hayan quedado en el aire, Vaughan consigue firmar una etapa muy redonda en la que los aciertos pesan más que los posibles fallos.

El apartado gráfico también se ha mantenido bastante estable y correcto durante los cuatro volúmenes siendo el mayor beneficiado Roger Petersen, ilustrador cuyo estilo se adapta perfectamente a las exigencias del guión y que puede ser etiquetado como “dibujante Vertigo”. Pero no es el único que deja constancia de sus virtudes ya que a él se suman otros nombres como Giuseppe Camuncoli, Marc Hempel o Cameron Stewart, estos últimos, en calidad de entintadores. Poco más que añadir sobre una lectura que, a pesar de la mala fama con que contaba, ha resultado ser un agradable descubrimiento y entretenimiento.
[Grade — 8.00]

La Cosa del Pantano de Brian K. Vaughan Vols. 3 y 4

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 120/144
  • Precio: 11,95/13,95 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.