La biblioteca, esa gran aliada (a veces)

La biblioteca comiquera

Os voy a contar cómo me acerqué por primera vez al cómic europeo. Yo era un chico normal que iba a la librería, pasaba un buen rato en la sección de cómic americano, después me acercaba un rato a la de manga y por último salía por la puerta no sin antes mirar las novedades literarias un poco por encima. Los expositores de cómic europeo ni los miraba, y porque el mostrador estaba casi al lado que si no como si no existiera. Bueno, supongo que muchos de vosotros tendríais un ritual parecido.

El caso es que una de esas tardes ociosas que tiene un estudiante normal y corriente de la LOGSE me acerqué a una biblioteca pública, en plena zona monumental de Salamanca. Ahí también solía tener un ritual que consistía en ir de la fonoteca a cualquier otra sección que despertara mi interés en aquel momento. Pronto, al fondo de la planta baja, descubrí la sección de comics de la biblioteca. Al principio me encontré lo típico, Mortadelos, Tintines, Asterix… pero vi que había mucho más de lo que al principio me imaginé. Y allí estaba un ejemplar del primer tomo de ‘XIII’.

Este pequeño relato introductorio sirve como ejemplo para el tema de este artículo: Las bibliotecas y los comics. Sí, porque aunque no lo parezca en las bibliotecas existe un buen fondo de cómic, o por lo menos están en ello, cosa que los frikis como nosotros debemos aprovechar para echarle un vistazo a esas obras que pasaron desapercibidas en esos paseos por las librerías. Una oportunidad de oro para poder leer obras que se alejan de nuestro principal nicho lector.

¿Qué nos vamos a encontrar en la biblioteca? Pues normalmente dos tipos de historieta: la de toda la vida (TBO, Mortadelo, Astérix…) y europeo. Esto se debe principalmente a que el formato album es el favorito para la bande dessinée y un formato más que cómodo para la adquisición por parte de la biblioteca. Y es por eso por el que encontramos mucho fondo de europeo, recordemos que los tomos americanos son un invento más reciente y, junto con el manga, son las adquisiciones más recientes.

Ahora bien, si queremos buscar un título específico ¿lo encontraremos? la respuesta es, en el mejor de los casos, un “quizás”. Y es que algo que he observado en las bibliotecas de mi ciudad es que la sección de comics es de lo más caótico que puede existir. Hombre, tu quieres hojear el tercer tomo de ‘Flechas y Pelayos’ (tebeo dedicado a los pequeños falangistas y carlistas durante la guerra y la dictadura de Franco) o el cuarto tomo de ‘Los Tecnopadres’ y si no ha sido prestado lo encuentras. Pero si quieres buscar cosas más específicas como ‘Bardín el Superrealista’ y otros tomos sueltos ya puede decirte el catálogo que está disponible que la experiencia que vives no tiene nada que envidiar a la de los grandes exploradores del s. XVI.

Y es que a pesar de que los esfuerzos de la biblioteca son encomiables —sé de buena mano que exploran las librerías para surtirse, consultando al librero sobre qué obras son las más demandadas— y de vez en cuando se portan bien trayendo novedades, de hecho el otro día contemplé gratamente como ‘El Cazador de Rayos’ estaba en el expositor de novedades, todavía les queda un buen camino que recorrer que pasa por cuidar más la colocación y el catálogo propiamente dicho.

Aprovecho para decir que estos ejemplos que he vivido en primera persona no tienen por qué ser la tónica de todas las bibliotecas, hay ciudades en las que me consta que la organización en este sentido es mejor. Por lo que os animo fervientemente a dejaros caer por las bibliotecas y que exploréis títulos que no conocíais o aquello que no pudisteis comprar en su momento y ahora está descatalogado. Desde luego que gracias a la bibliotecas he podido conocer a Oesterheld, a Breccia, a Azpiri, a Van Hamme… y a tantos autores más que me resulta difícil enumerarlos a todos.

Como apunte final deciros que en las bibliotecas existe un servicio de desideratas que nos permite pedir a las bibliotecas que adquieran los libros y comics que más ansiamos. Un buen sistema, además, para pedir a las bibliotecas aquellas obras imprescindibles del cómic que falten en el catálogo. Por último me gustaría saber cual es vuestra experiencia con las bibliotecas y qué cinco obras consideraríais las que no pueden faltar en ninguna biblioteca. Aquí van las mías:

  • Watchmen
  • El Incal
  • El Eternauta
  • Bone
  • Akira

¿Cuales son las vuestras?

Etiquetas

Albertini @Albertini

Cómics, libros y televisión es de lo único que practico diariamente. Si el tiempo me deja, de eso me gusta hablar en todos los sitios donde les convenza de que tengo criterio cuando en realidad no.

Compartir este Artículo en