La Bat-amanta

La Bat-Amanta

No creo que nadie del público escuche la palabra *»Batamanta»* y se quede indiferente. El invento del siglo para unos, la mayor horterada de la historia desde aquel Ferrari Hello Kitty Edition para otros. El caso es que este *injerto de manta y bata*, que permite hacer de todo mientras te abriga (cómo usar tus brazos o hacer el ridículo), se ha vuelto muy popular.

Y lo estaba pidiendo a gritos. El juego de palabras era demasiado fácil… Con todos ustedes, la *Bat-amanta*. Perfecta para superhéroes que necesitan un descanso pero no quieren renunciar a su uniforme.

El portentoso ingenio cuesta sólo *40 dólares*. También hay una versión femenina con Wonder Woman, que es algo más barata, seguramente porque no incluye el juego de palabras.

Vía | Twitter de @myec_
Sitio oficial | Amazon, versión Wonder Woman
En el canal de Loulogio en YouTube | La Batamanta

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en