‘Kill or Be Killed. Volumen uno’, de nuevo, los GENIOS

No sé qué me parece más asombroso del tándem formado por Ed Brubaker y Sean Phillips, si el hecho de que hayan sido capaces de encontrar un nicho en el que nadie pueda hacerles sombra y, acomodados en él, nos estén regalando obra maestra tras puñetera obra maestra o que, a cada nuevo proyecto en el que se embarcan, sepan reinventarse dentro de ese noir del que se han alzado como máximos valedores —¿acaso a ambos lados del Atlántico?—. De todas formas, ya me decante por una u otra opción, lo único que hacen afirmar ambas con tremenda contundencia es que el talento que derrochan los artistas es de un calibre tan sublime que uno ya puede estar seguro de que, por muy desproporcionada y gargantuesca que pueda ser la expectación ante su próximo proyecto, ellos van a responder con creces a todo anhelo que en él tengamos puesto.

Corroborando letra a letra la sentencia anterior, ‘Killed or Be Killed’ ha supuesto una de las lecturas más estimulantes y sorprendentes de este 2018. Y ya sólo con eso estaría todo dicho en cuanto a la imperiosa necesidad de que salgáis corriendo a vuestra tienda más cercana u, opción menos fatigosa, dejéis momentáneamente la lectura de estas líneas, os paséis por la página de Panini —o la de Amazon— y adquiráis a la mayor brevedad posible este primer recopilatorio que la editorial publica a través de su sello Evolution. Si no sois de los que os dejáis convencer por alabanzas y necesitáis un apoyo más justificado para vuestras compras, seguid leyendo.

Tras habernos llevado por los vericuetos del género en su ambientación más clásica en esos sendos magistrales ejemplos que son ‘Fatale’ y ‘The Fade Out’, Brubaker y Phillips cambian por completo de época y sitúan ‘Kill or Be Killed’ en una rabiosa actualidad que, al margen de ulteriores disquisiciones que ahora haremos, sirve al guionista para cargar las tintas de manera considerable en arremeter contra los poderes fácticos, la idiosincrasia de la sociedad yanqui o algunos de los peores males que aquejan a nuestro mundo. Y todo ello, envuelto en un entramado que alterna la suciedad del asfalto con cierta componente fantástica y que explicita todo lo anterior en una ruptura permanente de la cuarta pared, con Dylan, el protagonista, marcándose a lo largo de la colección una suerte de soliloquio que acerca a esta soberbia cabecera a ‘El crepúsculo de los dioses’ del enorme Billy Wilder.

Eso en cuanto a guión —y siento ser tan vago, pero no quiero desvelaros nada más para que las sorpresas constantes con las que Brubaker trufa el conjunto os pillen desprevenidos—, porque en lo que se refiere al trabajo de Phillips, sólo se me ocurre, así a bote pronto, un calificativo: WOW!!. Da igual lo que queramos analizar del dibujo, no importa si nos fijamos en la estructura, en la narrativa, en la caracterización de personajes o en el asombroso trabajo de ambientación —y si del color de Breitweiser hubiéramos de hablar, doble sería el gasto de saliva— lo que el británico derrocha aquí es un talento tan descomunal que, y reitero mi apreciación inicial, tachar a ‘Killed or Be Killed’ de algo menos que uno de los mejores cómics de 2018 sería un error de bulto por nuestra parte.

Kill or Be Killed. Volumen uno

  • Autores: Ed Brubaker & Sean Phillips
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 128 páginas
  • Precio: 15,20 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.