‘Kick-Ass: La chica nueva’, 2ª generación

De la misma manera que parece que no hay mes que no hablemos de Jeff Lemire por mor de alguno de los muchos proyectos en los que el guionista y dibujante está metido de forma simultánea, si a Mark Millar hemos de referirnos, poco más de un mes ha pasado desde que en diciembre nos ocupáramos de ‘Prodigy’ —con ese personaje central del que nos preguntábamos si era el mejor personaje creado por el guionista hasta la fecha— e hiciéramos lo propio con el tercer volumen de ‘Hit-Girl‘, que seguía las andanzas de Mindy en Roma como parte de ese «tour mundial» al que diferentes equipos creativos están sometiendo a la que fuera compañera de Kick-Ass. De hecho, mientras la letal niña se pasea por el mundo, de vuelta a casa las cosas en torno al héroe enmascarado que fuera su partenaire han cambiado ostensiblemente, tanto, que ya no es Dave Lizewski quien lleva el traje verde, sino Patience Lee, una ex-soldado que ahora trabaja de camarera, que lucha por mantener a sus hijos y que, por la noche, cambia el mandil y repartir comida y cafés por las mallas y el reparto de hostias a diestro y siniestra.

Dando un giro radical al que fuera su segundo éxito reconocido y al que supusiera su segundo personaje llevado a la gran pantalla —el primero en ambos campos fue el Wesley Gibson de ‘Wanted‘—, Mark Millar sirve de maestro de ceremonias de esta nueva encarnación de ‘Kick-Ass’ en el arco argumental inicial de seis números que Panini, a través de Evolution Comics, nos ofrece en un volumen repletito de emociones fuertes y centrado en un personaje que se mueve, y de qué manera, en una escala de grises más propia de vigilantes como Frank Castle que de idealistas como el primero en calzarse el uniforme de Kick-Ass. De hecho, si algo salta a la vista de forma evidente en estos seis primeros ejemplares —y lo hará aún más cuando la cabecera pase a manos de Steve Niles y Marcelo Frusin— es que esta segunda encarnación de Kick-Ass se acerca muchísimo a la posición que, en las primeras aventuras del héroe, postulaban Big Daddy y Hit-Girl, esto es, gente harta del sistema que está dispuesta a actuar con contundencia y sin remilgos contra el crimen allí dónde este se dé.

A esa idiosincrasia añade Millar alguna que otra capa más, completando una cebolla en la que hay lugar para un oscuro entramado de drogas en el que el escocés sólo comienza a rayar para que sea su sucesor en el que entre a todo trapo. Por lo demás, ‘Kick-Ass: La chica nueva‘ es todo lo que cabría esperar de un tebeo firmado por el artífice de ‘Jupiter’s Legacy‘ o ‘The Magic Order‘ —dos títulos supuestamente en producción en Netflix que, huelga decir, estamos deseando ver en nuestros televisores— y sus usuales diálogos y su espléndido sentido de la intriga y los golpes de guión inesperado vienen de nuevo refrendados por un John Romita Jr. espectacular que se apoya sobremanera en el superlativo trabajo en los colores de Peter Steigerwald. El resultado, como digo, un tebeo 100% Millar llamado a contentar a sus fans más recalcitrantes —sí, culpable— y que abre la puerta a una serie que, sin llegar a las sobresalientes cotas que el escritor alcanzó con pasadas incursiones en el personaje, está sirviendo a Niles para ofrecer un entretenimiento hard-boiled la mar de digno.

Kick-Ass: La chica nueva

  • Autores: Mark Millar y John Romita Jr.
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 144 páginas
  • Precio: 17,10 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.