Joker: Azzarello y Bermejo ponen el listón muy alto con su novela gráfica

Joker

Desde hace tiempo me corroía el ansia por cazar entre mis garras esta novela gráfica dedicada al Joker. Las páginas de adelanto que han corrido por la red apuntaban una historia de calidad que, una vez leída, está a la altura de las expectativas.

El Joker de Azzarello y Bermejo guarda muchas similitudes con el que Ledger intepretó para la gran pantalla, por las grotescas cicatrices que funcionan como extensiones de su perenne sonrisa y por profundizar en la faceta más desquiciada y psicótica del payaso del crimen. Sin embargo, ambos autores han comentado en diversas entrevistas que este parecido es sólo fruto de la casualidad. Ellos empezaron a trabajar en el cómic a principios de 2006, cuando aún no se sabía siquiera quién se encargaría de interpretar al Joker en el film de Nolan.

A parte de esta cuestión, lo que nos ofrece Joker es una historia negrísima y salvaje al más puro estilo Azzarello. No es un cómic de superhéroes. Es una disección de las calles y los bajos fondos de una gran ciudad, de la violencia irracional que se desata al margen de las plácidas vidas de sus habitantes más respetables. También es un nuevo intento por introducirse en la mente del Joker a través de los ojos de Jonny Frost, uno de sus secuaces. Frost no trata de comprender los actos del Joker, aunque sus observaciones llegan a ser muy reveladoras. Lo que quiere es formar parte de su mundo, una decisión que lo sumergirá en un agujero del que quizá ya no consiga salir.

La historia comienza cuando el Joker es liberado de Arkham. Por lo visto, algún psiquiatra poco avispado cree que su locura ya no es un peligro para la sociedad. Frost es el encargado de recogerle y a partir de ahí empezará a trabajar para él. Mientras, en Gotham ha pasado el tiempo. Creyéndose libres definitivamente de la influencia del Joker, los criminales de la ciudad han decidido repartirse el imperio que dejó antes de ser capturado. Pero el Joker ha vuelto, decidido a emplear la crueldad y los medios necesarios para recuperar lo que considera suyo.

Joker2

Metido de lleno otra vez en los intestinos de Gotham, cruzará sus pasos con el Pingüino, Killer Croc, El Acertijo y Dos Caras. Todos ellos siguen la línea feísta y desgarrada del dibujo de Bermejo, que los interpreta a su manera con gran acierto, especialmente al frágil y descarnado Acertijo. También veremos a Harley Quinn, más inquietante que de costumbre pero con un increíble poder erótico. Su papel es poco relevante, pero esta interpretación puede dar mucho juego si algún día los autores deciden volver a utilizarla.

Como todas las buenas historias que tienen al Joker como protagonista, nunca podemos anticipar cuál será su próximo paso ni cómo va a reaccionar en cada momento. Esta expectación del lector es la misma que siente el personaje de Frost, que asiste a los giros bipolares de su comportamiento. Sus actos salvajes e irracionales nunca se ganarán la simpatía del lector, pero esa fascinación que envuelve a la maldad pura lo mantiene aferrado a la lectura hasta llegar a la última página.

Review JokerQueda claro que, para mí, este cómic es una obra sin fisuras, de gran calidad gráfica y narrativa. Si pensabais que con la muerte de Ledger se fue también la impactante presencia de este longevo personaje, no desesperéis: aún hay Joker para rato.

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en