Iron Man: Director de Shield #9, bien por los Knauf

Iron Man 25

Charles y Daniel Knauf han conseguido lo que parecía impensable: que los desastres y estropicios varios a los que se ha sometido al personaje de Tony Stark pudieran desembocar en una línea regular propia con algo de interés. Porque, de algún modo, Marvel ha descuidado a Iron Man justo antes de ponerle en el centro del huracán a partir de Civil War. Su línea mensual era de las más flojas y giros en la historia como Extremis tampoco funcionaron como era de esperar. Ahora que están los Knauf, sin embargo, parece que alguien quiere vovler a contar historias sobre el superhéroe de las mil armaduras.

El número 24 de las serie USA (el 9 en España) comienza desenredar la madeja que han ido recogiendo los hermanos guionistas en los últimos meses. Por todo su relato ha sobrevolado El Mandarín, la némesis más famosa de Tony Stark. Sólo que ésta vez por fin ha recuperado la sangre: el plan del villano tiene esta vez un sentido más allá de hacer el mal. Ya no sólo se trata de destruir el mundo y los Knauf convencen al presentar al Mandarín en su diálogo megalómano con Maya Hansen. Sus motivaciones son creíbles frente a las de un Tony Stark que vuelve a estar casi desnudo (adiós al cambio que le trajo el virus Extremis, veremos si dura o no).

Iron Man

Poco a poco, Stark va recuperando su status de héroe, después de que alguna luminaria en Marvel lo pintase una y otra vez como un tipo de ideas de bombero, por mucho que creyera en ellas. La trama de por qué los fantasmas del pasado le perseguían tiene una explicación rebuscada pero plausible, aunque ya no podremos ver a Stark con verdaderos remordimientos, supongo. Y eso que debería tenerlos, si mira un poco a su pasado más reciente.

Iron Man

En general, los Knauf consiguen lo que Brubaker ha hecho con el Capitán América: dar un tono noir a un cómic de superhéroes tradicional. A eso contribuye también Rob de la Torre, dibujante más capaz cuando se enfrenta a los gestos que a la acción. En un tebeo dominado por el diálogo luce adecuadamente. Y es Dean White, encargado del color, quien pone el toque final para que este Iron Man transmita una sensación sucia, gris, pero detallista.

Review Iron ManDe momento, la serie va bien y el personaje vive una resurrección en toda regla, que permitirá que los lectores llegados hace bien poco no lo tomen como el estereotipo de burócrata traidor de sus amigos al que parecía condenado últimamente. Esperemos que continúe.

Etiquetas

Roberto Jimenez @fancueva

Compartir este Artículo en