‘¡Invasión!’, marchando una de marcianitos

¡Invasión!’, así, entre signos de exclamación. Para que nos enteremos bien lo que tenemos entre las manos. Sí, el evento de DC Comics. Aquel que tenía como amenaza a unos alienígenas amarillos y cabezones, con muchos dientes. Sí, ese en el que brillaba un desconocido Todd McFarlane, el creador de Spawn. A ver, ¿todavía hay alguien que no se lo crea? Pues pueden restregarse los ojos todas las veces que quieran pero aquí tenemos la nueva y flamante edición de una de las sagas más famosas de cuantas han tenido lugar en el particular universo de Superman y Batman. Mucho se ha escrito, dicho y criticado acerca de este relato que cuenta ya con treinta años a sus espaldas, tres décadas que han servido para que autores del comic moderno hayan tomado prestadas algunas ideas de las desarrolladas aquí, hecho por el que habrá que concederle cierto renombre y capacidad para crear tendencia tras todo ese tiempo. No todo va a ser mordacidad y cuchillos entre los dientes.

No obstante, y a pesar de todo lo expuesto, en nuestro país hemos podido disfrutar de la historia en ediciones de todo tipo: desde las grapas de la mítica Zinco hasta los volúmenes pertenecientes a sendos coleccionables tanto de Planeta como de ECC Ediciones. Sin embargo, la que se lleva el gato al agua como la más completa y atractiva, es el reciente volumen que la mencionada ECC ha puesto en circulación que además cuenta con un diseño bastante atractivo y acertado (claro homenaje a las producciones de Serie B que en los años cincuenta alegraban las vidas de la muchachada). La premisa de partida es bastante simple: la raza extraterrestre de Los Dominadores han puesto en su punto de mira a La Tierra, otorgándole la etiqueta de planeta potencialmente peligroso. Una acusación nada gratuita si atendemos a la cantidad de seres superpoderosos que pululan por aquí, desde el Hijo de Krypton hasta Green Lantern pasando por la amazona Wonder Woman o el velocista Flash.

Keith Giffen y Bill Mantlo, las cabezas pensantes tras el guión de ¡Invasión!, estructuran la historia en tres partes (el mismo número de especiales en el que se publicó en su edición original) a los que habría que sumarle la nada despreciable cantidad de cuarenta tie-ins, cada uno de ellos ubicados en sus correspondientes colecciones. La trama avanza con ritmo lento y pausado y, en alguna que otra ocasión, vamos a tener la sensación de que nos hemos saltado alguna página, resultado de apoyarse demasiado en los mencionados tie-ins. Aún así, la historia se disfruta lo suficiente como para no lamentarse mucho, sobre todo si atendemos a las tres fases bien diferenciadas en que se divide el relato: contubernio, acción y consecuencias. Aquí no se inventa nada nuevo. Ambos guionistas crean la tensión suficiente como para que la lectura fluya con interés desde la primera hasta la última página. Encima vamos a poder disfrutar con uno de los primeros trabajos de relevancia del mismísimo McFarlane, páginas previas a su llegada a Marvel donde daría un golpe en la mesa con su exquisita etapa al frente de Amazing Spiderman. No será el único ilustrador que se deje ver aquí puesto que será sustituido por otro nombre a tener en cuenta, un Bart Sears que también brillaría más adelante en la Liga de la Justicia Europa. Volvemos a apelar a la nostalgia para poder disfrutar plenamente de este volumen, una historia clásica a la que se deberían unir otros títulos como La Noche Final o Millenium. Por pedir…

[Grade — 8.00]

¡Invasión!

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 256 páginas
  • Precio: 27,00 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.