‘Intemperie’, silencios a gritos

intemperie

Revestido de un aire de importancia que la espléndida edición en cartoné con guardas de gran gramaje de Planeta Cómic sólo pone en relevancia, la adaptación de ‘Intemperie’ —la novela con la que Jesús Carrasco se dio a conocer en 2013 y en virtud de la cual fue comparado con un Delibes contemporáneo, ahí es nada— que ha llevado a cabo Javi Rey se aúpa rauda a lomos de ese carácter que se le ha querido conferir y, fidedigna al texto original del extremeño, ofrece uno de los viajes visuales más intensos, emotivos, sinceros y soberbios que nos ha dejado el tebeo patrio en estos doce meses que tocarán a su fin dentro de nueve días. Echando la vista atrás, y considerando cuáles han sido los títulos que han logrado despuntar en el inmenso mar que este año ha configurado la oferta de viñetas producidas en nuestra piel de toro, que este inesperado y afortunado maridaje entre novela y novela gráfica se encarame a las cotas que lo hace sólo sirve, primero, para constatar de nuevo el asombroso estado de salud por el que transita nuestro cómic y, segundo, para presagiar un futuro de lo más halagüeño para Javi Rey.

Artista con el que este redactor adquirió deshonrosa deuda cuando cambió su nombre por el de Eduard Torrens en la reseña que publicamos allá por junio de 2015 acerca del integral de ‘¡Adelante!’, podríamos afirmar sin miedo a equivocarnos que el dibujante nacido en Bruselas en 1982 se ha reinventado por completo si con lo que hemos de comparar las planchas de ‘Intemperie’ es con aquellas que ilustraron el culebronesco guión de Frank Giroud. En esa reinvención, lo primero que salta a la vista es la asombrosa evolución que han sufrido los personajes, algo hieráticos entonces y de una vida asombrosa en este relato seco y duro que discurre en la España profunda en una época indeterminada de la ¿primera mitad del s.XX? Y si hay vida en los personajes, más aún en una narrativa portentosa, plena en recursos y que hace de la sutileza su mayor y más efectiva arma.

Fiel reflejo de nuevo de lo que la novela original de Carrasco ofrecía en sus páginas, la traslación a viñetas por parte de Rey consigue una comunión plena con la idiosincrasia del texto del que se sirve, y poco o nada se pierde en la “traducción” desde la prosa al arte secuencial. Es más, la forma en la que Rey visualiza ciertos de los momentos de mayor crudeza de su antecesor no hacen sino abundar en el tremendo impacto que ya causaran éstos en su momento, y el modo en que el artista hace reposar buena parte de ese golpearnos en lo que nosotros aportemos al hecho lector, afirma de forma contundente de la brillantez que destilan todas y cada una de las 150 páginas que conforman esta asombrosa novela gráfica. Un volumen sobre el que cabría abundar muchísimo más pero que, creo, necesita de cualquier aproximación crítica a él cierta vaguedad en el discurso que evite entrar en unas precisiones que sólo conseguirían arruinar su incuestionable fuerza y eliminarían, qué duda cabe, el factor “sorpresa” que aguarda a cada pasar de página a aquellos afortunados que tengan a bien acercarse a él.

Intemperie

  • Autores: Javi Rey sobre la novela de Jesús Carrasco
  • Editorial: Planeta DeAgostini
  • Encuadernación: Cartoné con guardas
  • Páginas: 152 páginas
  • Precio: 23,75 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.