Hirukoa: dos propuestas para una nueva editorial

Asistir al nacimiento de una nueva editorial es siempre un acontecimiento a celebrar por cuanto sólo puede significar que nosotros, los lectores, tendremos acceso a una mayor oferta de títulos con la que poder deleitarnos mes a mes, descubriendo de paso joyas ocultas que, por mucho que uno intente estar al tanto de lo que se cuece a ambos lados del océano, siempre terminan escapándose a su escrutinio. Aparecida a comienzos del presente curso —en otras palabras, allá por octubre del año pasado—, Hirukoa nos presentaba tres novedades como primera toma de contacto con su potencial público. De la primera de ellas, ‘Alisteir Crowley’, ya se ocupó mi compañero Mario hace días, y es labor mía hoy acercaros reflexiones y comentarios sobre ‘Mortífera’ y ‘El último niño humano’.

Pero antes de pasar a analizar ambos títulos, creo de recibo pararme en este segundo párrafo a dar cuenta de la calidad de las ediciones que Hirukoa nos hizo llegar hace un par de meses: tres volúmenes de 18x25cm y cubiertas en cartoné que encierran páginas de buen gramaje y una espléndida calidad de impresión en acabado semi-satinado. Todo un lujo para una casa que acaba de arrancar y que, al menos así se siente como lector, parece querer hablarnos de un temprano compromiso que logre aunar calidad y precio.

Ahora bien, de poco puede servir el más lujoso de los volúmenes si lo que hay en sus tripas no está a la altura de las circunstancias. Y ahí, desafortunadamente, es donde de forma más ostensible cojea la oferta de lanzamiento de Hirukoa: ofreciendo en edición impresa los primeros 4 y 3 capítulos respectivamente de dos web-comics —un hecho éste que aumenta considerablemente el riesgo de la apuesta editorial—, no son los títulos elegidos de lo mejor que podemos encontrar en la red para su lectura gratuita. El primero, ‘Mortífera’, cuya edición digital paró en mayo de 2016, sigue las aventuras de dos hermanos que tratan de dar caza a unos demonios que invadieron Europa durante la Edad Oscura —nombre por el que se suele designar a la Alta Edad Media— y que trescientos años después siguen dando guerra. El segundo, ‘El último niño humano’ —que también cuenta con página web en la que leer los cinco números que han aparecido hasta el momento— nos narra las aventuras de Erik, un chaval que tras huir de casa despertará en un mundo desconocido habitado por criaturas imposibles y construido con pedazos de otros planetas entre los que, claro está, aparecerá la Tierra.

Si ambas premisas de partida resultan bastante apetecibles y atractivas a priori, una vez se acomete la lectura, pierden en mayor o menor medida dichas cualidades en favor de otras menos recomendables. De entre los dos títulos, el ejemplo más ostensible es el de ‘Mortífera’, un cómic en el que la narrativa atribulada y torpona de Sarah Partington parece no tener claro que una cosa es dibujar bien y otra muy diferente plantear una secuencia de viñetas que tenga lógica y coherencia. Si a tan alarmante carencia unimos lo obscuro —casi indiscernible— de muchas páginas y el que, conforme avanza, la historia se vaya deshaciendo, no creo que a nadie le extrañe que lo último que se me ocurriría es recomendaros la lectura de este olvidable título.

No sucede así, menos mal, con ‘El último niño humano’. Al menos no con la suma intensidad con la que sí pasa con el anterior título. El trabajo de David Gallagher y Steve Ellis —que fue reconocido con una nominación a los premios Harvey al mejor cómic para lectores jóvenes el pasado 2016— está a una distancia considerable del realizado por Frost y Partington por más que, llegado el segundo de los dos números aquí recogidos, las buenas sensaciones que dejaba el primero den paso a la percepción de que el control sobre el conjunto, al menos desde el guión —el dibujo y narrativa de Ellis funcionan sin fisuras—, es bastante más pobre.

Con todo, y a pesar de los pesares, creo digno de encomio el esfuerzo realizado en levantar desde la nada una nuevo sello y espero que el futuro inmediato traiga muy buenas cosas a Hirukoa y a Javier Barroso, su impulsor. Aquí estaremos pendientes de lo que haga y prestos a comentar cualquier volumen que salga de sus hornos.

Mortífera

  • Autores: Stephen Frost & Sarah Partington
  • Editorial: Hirukoa
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 108 páginas
  • Precio: 15,15 euros en Amazon

El último niño humano: Atrapado en el planeta Patchwork

  • Autores: David Gallagher & Steve Ellis
  • Editorial: Hirukoa
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 80 páginas
  • Precio: 13,25 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario