‘Hellsing Edición Coleccionista Volumen 1’, porque él lo vale

No me lo esperaba. En serio, pensaba que este manga no estaba hecho para mi, pero la nueva y estupenda edición de Norma me llamó la atención como para que mi interés fuera creciendo poco a poco en él. Una vez abierto este ‘Hellsing Edición Coleccionista Volumen 1’ la verdad que me encontré con una historia bastante cañera, frenética, molónicamente dibujada y que, además, encuentra inspiración directa en todos aquellos tics de los años noventa que, en el comic americano, supuso un antes y un después (y casi fin). Resulta curioso el ver que todos aquellos elementos que nos engatusaron en su momento con los superhéroes de siempre, se pueden aplicar al tebeo japonés, dando como resultado un manga bastante macarra y excesivo que nos coge desde la primera página y no nos suelta hasta haber disfrutado de una lectura tan loca como divertida. Vamos, si debemos buscar algún término que se ajuste a la perfección para poder calificar la obra de Kohta Hirano es palomitero. Solo hay que ver el tamaño de las armas (y sus diseños) que gastan los protagonistas. Toda una delicia visual.

Parece que la editorial ha decidido apostar fuerte por este título y, once años después de su primera edición, aparece esta nueva comprimiendo dos de los antiguos volúmenes en uno solo de tapa dura y espectacular diseño. Un manga que vio la luz entre 1997 y 2008, siendo la primera obra del mencionado Hirano, algo que nos asegura el poder ver una evolución en el estilo que va a ser palpable página a página. ¿Y a qué se debe este segundo “empujón” que recibe “Hellsing”? Bueno, en su día fue un peso pesado dentro del mundillo, es algo normal que ahora, con la cantidad de ediciones de lujo que aparecen a lo largo del mes, le dieran la oportunidad de brillar como entonces. Además cuenta con todos los elementos como para que atraiga la atención de muchos lectores: vampiros, ambientación británica, religión, política, nazis y todo tipo de referencias sobrenaturales. Por no hablar de un dramatis personae compuesto por todo tipo de criaturas, guerreros y gente de mal vivir que hacen de la trama un continuo vaivén de acción, terror y frases lapidarias que elevan el carisma de algunos de estos personajes hasta cotas inalcanzables para los simples mortales.

Existe una organización encargada de acabar con todas las peligrosas criaturas diabólicas que pululan por nuestro mundo, un entramado perfectamente diseñado que toma su nombre prestado del eterno enemigo de Dracula, Hellsing. Formada por agentes protestantes, suele darse de cara con su homóloga del Vaticano, Iscariote 13, algo que va a ser clave a la hora de establecer ciertas diferencias entre ambas facciones. Añadamos un tercer elemento como es Millenium, otro grupo formado por nazis que sienten cierto interés por todo lo oculto, para terminar de formar un sistema de ecuaciones que no puede ser más interesante y atractivo para el lector. Este primer volumen servirá como presentación de todas estas sociedades, haciendo especial hincapié en los agentes más representativos de cada uno, campeones que darán momentos de los que gustan al aficionado, molonidad extrema a golpe de pistola para orquestar set pieces de acción totalmente colosales. El mismo autor indica en una entrevista recogida en los extras del volumen, que el diseño de los personajes, de vestuario imposible, está al servicio de la espectacularidad. Sí, es poco práctico, ¿algún problema? Por no hablar de los cargadores de munición infinita. El trazo y estilo de Hirano es sencillamente perfecto para Hellsing, con su línea sucia, sus poses imposibles, sus proporciones irreales, sus expresiones exageradas…todo vale si está al servicio de la historia. Una orgía de sangre y tiros que, en su directa sencillez, es donde radica su mayor acierto.

[Grade — 8.50]

Hellsing Edición Coleccionista Volumen 1

  • Autores: Kohta Hirano
  • Editorial: Norma Editorial
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 400 páginas
  • Precio: 16.00 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.