‘Hellblazer de Peter Milligan Volumen 3’, This is the End


Un volumen muy especial el que hoy nos toca reseñar ya que supone el final de una colección mítica y longeva como pocas (nada más y nada menos que trescientos números, especiales y miniseries aparte). También sería importante mencionar el hecho de que una serie tan importante como esta, por fin ha sido publicada en su totalidad aquí en nuestro país, un ejercicio de constancia y respeto a los aficionados el que ha demostrado ECC Ediciones con sus lectores. No ha sido un camino corto ni fácil, la periodicidad y el formato elegido tenía sus riesgos pero con este ‘Hellblazer de Peter Milligan Volumen 3’ luciendo en las estanterías podemos decir que la misión ha sido completada con un éxito sin precedentes. Obviamente, un personaje como John Constantine, tendría continuidad tras el cierre del título aunque las distintas encarnaciones no consiguieron encandilar a los seguidores de toda la vida, ni siquiera cuando lo pusieron al frente del supergrupo La Liga de la Justicia Oscura.

Un tomo bastante voluminoso en el que nos vamos a encontrar dieciocho números más el último anual de la serie (amén de la mini titulada “Ciudad de Demonios”), una serie de historias que Milligan sabedor del inminente fin, las enfoca, de manera acertada e inteligente, para que sirvan de cierre de etapa, de colección, de cabecera, un descarado final del camino que no intenta disimular en ningún momento. El escritor londinense sabe perfectamente como encandilar al lector y utiliza los recursos habituales, por ejemplo, la creación de personajes secundarios con gran carisma como Piffy o Terry Greaves, una práctica habitual para enriquecer las tramas planteadas. No faltan las buenas historias, desde la que abre el volumen, “La Gabardina del Diablo”, donde la sobrina de John, Gemma, vende una antigua gabardina de su tío, hasta “Otro Día en el Infierno”, un arco en el que nuestro mago bocazas favorito tendrá que regresar al infierno para vérselas con el Caído.

No termina la cosa ahí, puesto que le siguen “La Casa de los Lobos”, un relato con licántropos inlcuidos, “La Maldición de los Constantine”, donde conoceremos a un familiar de John, desconocido hasta el momento. Y llegamos al definitivo “Muerte y Cigarrillos”, una historia intimista donde podremos ver a nuestro protagonista enamorado, temiendo por su propia seguridad, un guión sencillo que se aleja de lo que podría ser un final de serie grandilocuente y lleno de estridencias. ¿Contentará a todo el mundo? Una serie que lleva a sus espaldas trescientos números lo tiene difícil para conformar a la totalidad de sus seguidores. La etapa firmada por Milligan se ha movido entre lo notable y lo sobresaliente, con momentos de gran brillantez y calidad. Mucho han tenido que ver los ilustradores que han desfilado por las páginas de estos tebeos.

Artistas como Si Spencer, Gael Bertrand o, especialmente, Giuseppe Camuncoli, que este trabajo le sirvió para consolidar su nombre en el mundillo. Y sí, mención aparte merece Simon Bisley, un dibujante conocido por sus excesos gráficos que aquí deja su impronta en las portadas de la colección y en algún que otro número. Han sido cincuenta números los que hemos podido disfrutar del trabajo de Milligan, medio centenar de tebeos que han servido de broche dorado para una cabecera mítica, una colección que ha tenido tan buenos momentos como etapas bien diferenciadas entre sí, con autores de primera fila que ha sabido aportar su propia visión de un personaje que ha sido “homenajeado” un buen puñado de veces. Ya solo nos queda apreciar los diecisiete volúmenes (dieciocho si contamos con el siguiente especial) bien dispuestos en nuestra tebeoteca y echar mano de cualquiera de ellos para poder adentrarnos, otra vez, en un mundo de magia y peligros como nunca se ha plasmado en un comic.
[Grade — 10.00]

Hellblazer de Peter Milligan Volumen 3

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 576
  • Precio: 45,00 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.