‘Head Lopper. El cortacabezas y la isla o una plaga de bestias’, fantasía con muuuuucha personalidad

Considerando el ingente número de comic-books estadounidenses que me leo al cabo de la semana —y no digo ya del mes—, y que es raro que no le hinque el diente a toda nueva serie que Image pone en circulación cada periodo de treinta días, he de confesar que ‘Head Lopper’, la cabecera de la que ahora Norma nos trae su primer arco argumental, pasó por completo de largo en mi particular radar y, de no haber sido por el volumen que hoy es objeto de nuestra atención, así hubiera seguido durante mucho tiempo…quién sabe si para siempre. ¿Habría importado de ser así? ¿Tanta sería la pérdida que supondría no acercarse a la cabecera ideada por Adnrew Maclean? Hombre, si vamos a ponernos muy dramáticos, pues no, claro, que estamos hablando de un tebeo, nada más. Pero si sabemos ver las cosas con cierta perspectiva, y asignamos la relevancia que hemos de asignar a un cómic, lo cierto es que me alegro bastante de que ‘Head Lopper’ haya terminado cruzándose en mi camino.

Dicha alegría proviene, fundamentalmente, del alegre y desenfadado talante que dimana de esta fantasía desbordante de personalidad por los cuatro costados. Una personalidad que atañe tanto al qué como, especialmente, al cómo. ¿Que qué nos cuenta Maclean aquí? La historia de Norgal, un mastuerzo de mucho cuidado que va por ahí cortando las cabezas de cualquier enorme bestia inmunda por la que pueda cobrar una recompensa. Su destreza no tiene parangón, así como su sentido de la justicia o su incólume perseverancia. Pero Norgal no está solo. Allá donde va, allí le acompaña la cabeza cercenada de Agatha Bruja Azul, una parlanchina hechicera de la que lo único que sabemos es que cree que no está muerta, que tiene un apetito insaciable aunque carezca de sistema digestivo para poder deglutir alimentos y…¡ah, sí!, que saca de sus casillas a nuestro guerrero protagonista hasta tal punto que éste llega a utilizarla como arma si así se tercian las cosas.

Pero tan curioso dueto no está solo, y toda una cohorte de alucinantes personajes, desde una reina en funciones hasta un mago que ansía el poder que libere todo su potencial, pasando por unas hermanas con habilidades mágicas que le dan demasiado al consumo de una suerte de estupefaciente o el consejero de un rey que sólo quiere para sí lo que la gente con poder anhela de manera más indiscriminada, más poder; completan un reparto que anima la función hasta tal punto que no debería extrañaros si, cuando comencéis a leeros ‘Head Lopper’ os encontráis presos de un extraño conjuro que, por arte de birlibiloque, impedirá que podáis levantar la mirada de las coloridas —y hasta psicodélicas páginas de Maclean—, no ya hasta bien entrada la lectura, sino hasta haber dado cuenta de la totalidad de la misma.

Este hecho, que afirma mejor que cualquier otra loa —incluyendo las de los ilustres Rick Remender, Skottie young o Jonathan Hickman que adornan la contraportada del volumen español— las muchas virtudes que encierra ‘Head Lopper’, se deja acompañar de la forma tan inteligente mediante la que el artista estadounidense hace avanzar una trama que nunca pone en tela de juicio la inteligencia del lector, tratándolo como un ente adulto capaz de pensar por sí mismo, de rellenar los huecos o reordenar las acciones para aportar esa coherencia temporal de la que MacLean huye conscientemente, y, por supuesto, muy cualificado para apreciar en toda su valía un estilo que, influenciado por Mike Mignola y con fuertes reminiscencias a Brüno, se aparta lo suficiente de uno y otro —mucho más del primero que del segundo— para dar con un modus operandi fantástico, ágil y que reposa sobremanera, y de manera muy sabía, cabría decir, en el muy expresivo color de Mike Spicer. Ya lo sabéis, si os gusta la fantasía original, esa que huele a muchas cosas pero que está tan bien cocinada que crea su propio «retrogusto», no podéis dejar pasar ‘Head Lopper’. Si eso, os voy dando los «de nada» y los «no se merecen» por adelantado…

Head Lopper. El cortacabezas y la isla o una plaga de bestias

  • Autores: Andrew Maclean
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 280 páginas
  • Precio: 21,85 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.