‘Habla María’, ecos de Gallardo

De la misma forma que si a alguien se le ocurriera idear un tebeo protagonizado por personajes de la tercera edad metidos en mil y un enredos, las comparaciones iniciales con ‘Arrugas’ serían inmediatas; si nos encontramos con un volumen centrado en trasladar al lector lo que supone vivir con una niña autista, es bien evidente y muy inmediato que la memoria se traslade de forma rauda y veloz a ‘María y yo‘, ese prodigio de cómic que sirvió a Miguel Gallardo para ser reconocido a nivel nacional —e internacional si me apuran— casi al mismo tiempo que Paco Roca conseguía lo que conseguía con la citada ‘Arrugas’.

Muy consciente de que las comparaciones van a ser ineludibles —máxime si, para colmo, su hija también se llama María— Bernardo Fernández (Bef) se cubre muy bien las espaldas y deja claro, nada más comenzar ‘Habla María‘, que si este emotivo y ejemplar tebeo existe, es precisamente gracias al impulso que le dio ‘María y yo’. Es más, es que para rubricar dicho respaldo, Bef invita a Gallardo para que le haga las veces de prologuista y así, en cierto modo, se cierre el círculo.

Dejando pues de lado argumentos del estilo «lo que hacía Gallardo en ‘María y yo'» o «Bef se diferencia en esto o aquello de ‘María y yo'», acometamos nuestras impresiones sobre el volumen publicado por Astiberri sin caer en la fácil tentación de recurrir a establecer paralelismos y dejaremos claro, antes de seguir, que ‘Habla María’ es un tebeo tremendamente necesario que arroja mucha luz, y de forma muy briosa, sobre algo tan complejo, dramático —pero no mucho, ¿eh? que estas páginas son una inyección de positivismo— y rodeado de tanto desconocimiento, incluso por parte de los docentes, como el autismo infantil.

Desde el esperado nacimiento de su pequeña —lleno de los temores propios por los que pasamos todos los padres— hasta la aceptación de la realidad que le ha tocado vivir y la lucha por sacar adelante a su hija, pasando por ese horrible momento en que le diagnostican el autismo, Bef no se arredra, como suele ser norma en este tipo de tebeos autobiográficos, en ser lo más honesto y directo posible. Esta decisión, como digo muy usual, hace que dejemos de lado cualquier prejuicio que las redondeces y afabilidades de su trazo no hubieran desmontado ya, y el cariño que llegamos a sentir por la pequeña María sólo se ve superado, por poco, por la intensidad y cercanía con la que llegamos a empatizar con una historia que, lejana por lo personal, se siente muy próxima por el talento que gasta el artista mexicano. Un talento que recomendamos a todo el mundo y que, esperamos, podamos volver a ver muy pronto.

Habla María

  • Autores: Bernardo Fernández. Bef
  • Editorial: Astiberri
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 80 páginas
  • Precio: 18 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.