‘Green Lantern Corps: Recarga’, empieza un viaje intergaláctico inolvidable

Para todos los que somos aficionados de corazón y coleccionistas, casi, de profesión, sabemos lo importante que resulta tener esta o aquella serie en su totalidad, nada de huecos que pueda afear el estante donde reposan los bonitos tomos. Si encima se sufre ese mal conocido como “completismo”, te puedes ir despidiendo de estar tranquilo y saciado por muchos tebeos que entren en casa. Da igual donde se busque esa grapa en la que no se contaba nada importante, el caso es que hay que tenerla por todos los medios y si recurrimos al mercado de segunda mano para pagar una fortuna pues se recurre y listos. Los hay que tienen la suerte de manejar el idioma de Shakespeare y echan mano del mercado anglosajón, cuna de ediciones impensables por estos lares y de material con el que aquí solo se sueña. Sin embargo, muy de vez en cuando, nos llevamos alguna que otra sorpresa agradable.

Sorpresas como este volumen titulado ‘Green Lantern Corps: Recarga’, unos relatos que no hay forma de encontrar en los USA pero que aquí, gracias a ECC Ediciones, vamos a poder disfrutar en los estupendos tomos de “Green Lantern Saga”. La cabecera centrada en la patrulla intergaláctica llamada para proteger y mantener la paz en los 3600 sectores en los que podemos dividir el Universo. Sería la llegada de Geoff Johns a la franquicia esmeralda la que pondría otra vez en órbita a unos personajes que gozaban del favor del público pero que tras la destrucción de Coast City por parte de Mongul y el Superman cibernético (amén de un Paralax por aquí, un Crepúsculo Esmeralda por allá y la batería de poder de OA yéndose a hacer gárgaras) no quedaron demasiados miembros del cuerpo como para mantener a flote todo el conglomerado justiciero. Sí, estaban John Sterwart, Kyle Rayner y Guy Gardner, pero el peso era demasiado para tan pocos nombres.

Johns dictó las normas e indicó la dirección a seguir en la nueva serie, una colección que tendría como maestro de ceremonias a todo un Dave Gibbons, dibujante de “Watchmen” pero que en esta ocasión se pondría el mono de guionista (a nadie le debía extrañar ya que su nombre aparecía en muchos relatos de ciencia ficción aparecidos en la revista «2000 AD”). Para esta nueva encarnación del grupo echa mano de los pesos pesados de siempre como son los mencionados Rayner y Gardner o un Kilowog que seguirá siendo el instructor de nuevos reclutas. Pero añade personajes tan interesantes como Isamot Kol y Vath Sarn, habitantes de los planetas rivales Rann y Thanagar, diferencias que deben dejar aparcadas y aprender a remar en la misma dirección. ¿Y qué me dicen de Soronik Natu? Nacida en Korugar, hogar de Sinestro y mostrando pocas ganas o motivación por ser una Lantern. En esta primera entrega se van presentando a todos los personajes y se sientan las bases y tramas que van a ser desarrolladas en el futuro. Ya saben, la responsabilidad de ser un Corp, camaradería más propia del ejército y, sobre todo, un sentimiento de hermandad que hace olvidar cualquier rencilla que existiera entre los miembros. Para terminar de redondear la jugada se escogió como ilustrador a Patrick Gleason, actual superestrella del medio y que aquí, en estos “Green Lanter Corps” empezó a despuntar con una narrativa sobresaliente, el dinamismo de las escenas de acción y sus inconfundibles expresiones faciales. Ingredientes todos ellos que convertirán a esta serie en toda una maravilla que, afortunadamente, vamos a poder disfrutar en nuestro país. ¡Chúpate esa u-ese-a!

[Grade — 9.00]

Green Lantern Corps: Recarga

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 136 páginas
  • Precio: 17,95 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.