‘Grandes autores de Batman: Brian K. Vaughan – Falsos rostros’, etapa de aprendizaje

GAB_Vaughan_FalsosRostros

‘Y: el último hombre’, ‘Los leones de Bagdad’, ‘The Private Eye’, ‘Saga’… Algunos de los mejores cómics de los últimos años han surgido de la pluma de Brian K. Vaughan, un guionista cuyo nombre es sinónimo de calidad. Por lo general, Vaughan da lo mejor de sí cuando se trata de obras de creación propia, en las que no tiene que ajustarse a normas preestablecidas ni a las directrices marcadas por la continuidad. De hecho, y aunque se trate de un encargo para una de las dos grandes editoriales yanquis, se las suele arreglar para introducir personajes de su propia cosecha, como ocurrió con la serie ‘Runaways’ que escribió para Marvel. Pero también tiene otras obras más “convencionales”, enmarcadas mayoritariamente en sus primeros años de oficio como guionista, entre las que se cuentan las historias que componen este tomo titulado ‘Falsos rostros’, protagonizadas por el Caballero Oscuro.

En la introducción a este volumen, el propio Vaughan hace gala de su humildad para presentarnos las cuatro historias recogidas entre sus páginas. Son, como él mismo los describe, cómics de aprendizaje escritos a los veintipocos años, en los que el guionista aún estaba dando forma a su estilo y personalidad, si bien ya se perciben en ellos algunos de los rasgos que le caracterizan a día de hoy. La propuesta arranca con “Cerrar antes de encender”, una historia dividida en tres actos que dota de un protagonismo inusual a “Cerillas” Malone, el alter ego empleado por Batman cuando le toca infiltrarse en los bajos fondos. Es una historia ingeniosa, con varios giros y sorpresas, y un puntito de carga psicológica. El villano elegido, al que hace mucho tiempo que no veía en un tebeo del Caballero Oscuro, también me ha gustado. El guion no está mal, aunque como ocurre en otras historias de este mismo tomo, la premisa inicial es mejor que el desarrollo. Lo que menos me ha motivado ha sido el dibujo de Scott McDaniel, pues, aunque diseña bien a los personajes, pincha un poco en las secuencias de acción y en la recreación de los escenarios.

La segunda historia de este volumen se publicó originalmente en una entrega de ‘Detective Comics’ y cuenta con un título de lo más curioso: “Misébiles estaban los borgoves”. Es la que más me ha gustado de las cuatro, tanto por lo bien que recrea Vaughan al personaje del Sombrerero Loco, como por el dibujo de Rick Burchett, con una estética caricaturesca que le sienta muy bien a la historia, y que nos remite, salvando las distancias, al de la serie animada de Batman. Menos acertada es la siguiente historia, “Un trocito de ti”, en la que el papel que juega Batman es puramente anecdótico. La auténtica protagonista es Wonder Woman, ya que este cómic se publicó dentro de su serie regular. La premisa es muy ocurrente: enfrentar a la Mujer Maravilla, que nació del barro, contra el maloso cuya esencia se basa precisamente en ese mismo material: Clayface. Pero el desarrollo es previsible, los diálogos no tienen la chispa habitual en Vaughan y, teniendo en cuenta que el papel de Batman es ínfimo, la única función de la historia en este tomo es la de rellenar. Para rematar, y aunque apenas dure cinco páginas, encontramos un interesante prólogo donde Vaughan une fuerzas con el dibujante Marcos Martín, con quien ha firmado títulos tan recomendables como ‘The Private Eye’ y ‘Barrier’. En estas páginas nos presentan a un nuevo villano, el Esqueleto, que luego nunca volvió a utilizarse. Tenía buena pinta, la verdad, así que no estaría mal que alguien lo rescatara en algún momento. Aunque parece muy improbable, ya que esta historia se publicó hace ya más de 15 años. Lo mejor, la capacidad de síntesis de Vaughan, que es capaz de condensar un montón de información en apenas cinco páginas, y de resumir la personalidad de algunos de los villanos más emblemáticos de Batman en unas pocas viñetas.

Esta última historia, junto con la del Sombrerero, son lo mejor de ‘Falsos rostros’, y un ejemplo de que, incluso en su etapa de aprendizaje hacia la madurez, Vaughan era un guionista que apuntaba maneras. Sin embargo, en conjunto no son historias que estén a la altura de las que se han ido publicando dentro de la cabecera ‘Grandes autores de Batman’, con lo que la lectura de este volumen solo está aconsejada para los fans acérrimos de Vaughan que quieran descubrir qué tal se desenvolvía con personajes ajenos, cuando todavía estaba forjando su estilo.

Grandes autores de Batman: Brian K. Vaughan – Falsos rostros

  • Autores: VV.AA.
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 160
  • Precio: 16,95 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.