Glosario USA: El Comics Code (I)

comicscodeauthority.jpg

Hay muchas cosas que hacen de la industria del cómic estadounidense una industria única, entre las múltiples curiosidades y leyendas, su sistema de distribución y de edición… muchos elementos que enriquecen a una de las mayores industrias del cómic mundial. Hoy voy a hablaros de uno de esos elementos que desgraciadamente marcaron al cómic USA: El Comics Code.

Hasta hace bien poco el 95% de los comics americanos llevaban en su portada el sello que podéis observar aquí a la derecha. Este sello representaba que el cómic en cuestión pasaba los estándares establecidos por la Autoridad del Código de los Comics (CCA). Una serie de códigos sobre el contenido de los comics que determinaban si dichos comics eran apropiados o no para el público general, desarrollados por la Asociación de Comics Magazines de América. Si me acompañais me gustaría hablaros del origen de este polémico órgano regulador.

El cómic, desde su origen, representaba multitud de historias. Desde los más inocentes cuentos hasta thrillers y comics con cierto grado de erotismo, todo tipo de historias desde todo tipo de enfoques y para todo tipo de público. Tal característica fue vista con malos ojos por parte de una nación que estaba en plena caza de brujas, y que se veía en la necesidad de preservar la educación y la moral «americanista».

seductionfotheinnocent.jpg

El responsable de dar el pistoletazo de salida para este polémico código fue el Dr. Fredric Wertham, un psiquiatra especializado en analizar y atacar el posible efecto de los medios de comunicación en el desarrollo de la infancia. En 1954 publicó su obra más polémica: La Seducción del Inocente, en la que analizaba el efecto del comic book en los jóvenes.

En ese libro Wertham citaba representaciones patentes o disimuladas de actos de violencia, sexualidad, uso de drogas y otras «prácticas adultas» en los comics de crímenes, término que Wertham generalizaba englobando en él tanto los comics de crímenes como los de superhéroes y de terror, y exponía ejemplos, sin documentación alguna, de cómo la lectura de este material animaba a los niños a desarrollar un comportamiento similar.

Tocó temas como la subliminalidad del cómic, que representaba desnudos femeninos camuflados en árboles, o la homosexualidad de varios héroes, los más famosos, Batman y Robin y afirmaba la tesis de que Wonder Woman, al ser fuerte e independiente, era lesbiana. Denunciaba el hecho de que en muchos de estos magazines apareciera publicidad de rifles de aire comprimido y navajas multiusos.

Este libro caló hondo en la opinión pública, llegando a manos del Subcomité de Delincuencia Juvenil del Senado de los EEUU liderado por Estes Kaufaver. El subcomité realizó una investigación en la que acudió como testigo el editor de EC Comics, William Gaines. EC Comics era la editorial que publicaba títulos como Crime SuspenStories, The Vault of Horror y Tales From the Crypt, blancos de las críticas vertidas en el polémico libro.

eccomics.JPG

Aunque el senado determinó que los comics no constituían causa de la criminalidad juvenil, sí que recomendó que la industria del cómic reduciera el tono de su contenido. Ante esta petición del senado los propios editores de cómic, reunidos bajo la Asociación de Comics Magazines de America, desarrollaron el Comics Code Authority, en el que se prohibía la aparición de material erótico, excesiva violencia, Drácula, Hombres Lobo y otros monstruos, además de la prohibición de la aparición de las palabras horror, terror y crimen en el título. Destacar que tales medidas no contentaron a Wertham, considerándolas como una solución parcial al problema.

Como ya he dicho antes, en los años 50, Estados Unidos estaba experimentando un proceso de patriotismo extremo y la preservación de la moral y la persecución a los comunistas eran los pilares de la política americana en los momentos más tensos de la Guerra Fría, cuando el botón de la bomba podía pulsarse en cualquier momento. Este contexto sociopolítico hace entender por qué se llevó adelante la instauración de un código que no hacía más que censurar la creatividad de los guionistas y dibujantes de cómic.

Y ese es el origen del sello que ha estado presente en la mayoría de los comics de USA hasta comienzos de este siglo. Cuando en 2001 Marvel se desligó del código en favor de su propio sistema de clasificación por edades. DC Comics todavía publica bajo el Comics Code los títulos del Universo DC, aunque no en todos (52, las Crisis y otros comics se publican sin el sello). En la próxima entrega hablaré de las normas y entresijos de este código.

Etiquetas

Albertini @Albertini

Cómics, libros y televisión es de lo único que practico diariamente. Si el tiempo me deja, de eso me gusta hablar en todos los sitios donde les convenza de que tengo criterio cuando en realidad no.

Compartir este Artículo en