‘Freaks’ squeele vol.3. El tango de la muerte’, la consagración de una serie para todo tipo de lectores

Freaks' squeele vol.3

Es posible que me granjee muy temprano la enemistad de mi compañero Yago (Naruedyoh) al afirmar que, debido a su sobresaturación, cada vez resulta más complicado dar con un manga que REALMENTE valga la pena. No digo ya que entretenga, a fin de cuentas con ponernos tres situaciones graciosas y cuatro peleeas ya estamos más que entretenidos; sino que, a la manera del material de Jiro Taniguchi o Naoki Urasawa, se establezca como un título a seguir.

¿La alternativa? mirar hacia la fusión del manga con el cómic europeo que tanto fuera como dentro de nuestras fronteras se hace con mayor asiduidad. ¿Ejemplos? Así a vuelapluma, todo lo que sale del lápiz de Kenny Ruiz, algunos de los títulos de Gaijin Manga de EDT, el ‘Sky doll’ o, sin atisbo de duda, este ‘Freaks’ squeele‘ que hoy nos ocupa.

Con dos volúmenes editados previamente este mismo 2012, ‘Freaks’ squeele’ lleva desde su arranque posicionándose como un título capaz de resultar atractivo tanto a los lectores más impenitentes de manga, como a aquellos a los que no se les puede sacar de sus álbumes francobelgas y, rizando el rizo, incluso a los que no saben ver más allá de los tipos con mallas y los calzoncillos por fuera.

Fusionando sabiamente tebeo nipón, europeo y norteamericano, lo que Florent Maudoux había conseguido con los dos volúmenes anteriores se ve igualado y superado ampliamente con un tercero que, como apunto en el titular, consagra a la serie como una de esas (y no son muchas) a las que cualquier lector podría acercarse sin temor alguno a equivocarse en la elección. Para aquellos que no lo hayan hecho aún (¡insensatos, a qué esperáis!) apuntemos aquí breves notas acerca de lo que podemos encontrar en los tres volúmenes de la cabecera.

Freaks' squeele intermedia

‘Freaks’ squeele’ sigue a tres estudiantes de una escuela bastante peculiar que se dedica a formar (aparantemente) a futuros superhéroes. Poblada de todo tipo de alumnos a cada cual más estrambótico, al frente encontramos a Xiong Mao, una experta en fabricación de armas, Sombra, un licántropo que no lleva nada bien lo de que llegue la luna llena y Chance, una diablesa algo descerebrada. Clases, novatadas, proyectos de estudio y encontronazos con los profesores debería ser lo que, como mucho, llegara a ofrecer una serie que, eso sí, combina a la perfección humor con acción. Pero ahí no acaba la cosa.

Y es que (SPOILER ALERT) a partir de la mitad del segundo volumen y sobre todo en este tercero, descubriremos que la FEAH (la Facultad de Estudios Académicos Heróicos) es en realidad un centro para la formación de villanos y que su directa competidora, la Saint-Ange, es donde realmente se forman a aquellos llamados a defender la verdad, la justicia y el American Way…¿o eso era de otra serie? Evidentemente, los tres protagonistas (y muchos de sus compañeros) encontrarán dicho descubrimiento algo más que molesto, retando a un duelo al campeón de su escuela para zanjar las cosas (FIN SPOILER).

Un guión que no da descanso, unos diálogos chispeantes y un sentido del humor que te hace mantener una sonrisa perpetua (y que arremete siempre que puede contra los arquetipos del terror y los superhéroes) son los tres valores básicos de un cómic que, no obstante, encuentra su baza más potente en un dibujo espectacular que fusiona lo mejor del manga, del que extrae unos geniales diseños de personajes y una narrativa tremendamente dinámica, con la claridad del storytelling europeo, dando como resultado un conjunto intensamente atractivo que alterna páginas en blanco y negro y color para goce y disfrute de los lectores.

¿Hace falta decir algo más para convenceros?

FICHA TÉCNICA: Freak’s squeele vol.3. El tango de la muerte
  • Autores: Florent Maudoux
  • Editorial: Dib-buks
  • Encuadernación: Álbum rústica
  • Páginas: 148
  • Precio: 15 euros
Freaks' squeele vol.3 review

En Zona Fandom | La Línea Gaijin o cómo destrozar una preciosa idea

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en