‘Flash: Impulso’, ¡Corre Barry, corre!


Corría el año 1992 cuando el bueno de Mark Waid aterrizaba en la colección del velocista escarlata para intentar insuflar nuevos aires y energías a un personaje que andaba un tanto perdido por entonces. Todo fue llegar el de Alabama al título y, de manera inesperada y fugaz, la serie se convirtió nuevamente en pura frescura superheroica, con personajes que ayudarían a que lo planteado por Waid llegara a buen puerto. Podremos ver a un joven Wally West, proclamado fan número uno de Flash, que sufre un accidente bastante parecido al que convirtió a su ídolo en el héroe que es hoy en día. De aquí surge Kid Flash, el joven más rápido del mundo que parece haber nacido para correr. De nuevo tenemos que agradecer a ECC Ediciones que se haya metido en otro “fregado” como el de publicar esta extensa etapa de unos de sus personajes importantes como es Flash.

Los gruesos volúmenes que está poniendo en circulación nos están transportando a unos años en los que los comics eran bastante distintos a los que nos encontramos ahora, ni mejores ni peores, se hacían de otra manera y parece que la fórmula era bastante eficaz puesto que la espera entre la salida de un número y otro se esperaba con una ansiedad importante por parte de los aficionados. Tras “Nacido Para Correr” y “El Regreso de Barry Allen” nos llega este ‘Flash: Impulso’, la tercera entrega de la colección en la que no faltarán personajes invitados como los miembros de La Liga de la Justicia. Pero tranquilos que también habrá villanos a los que derrotar, enemigos como El Profesor Ivo y sus robots roba poderes, Kobra, Razer o Argus, un superhéroe con el que se las tendrá que ver. Aunque todo queda relegado a un segundo plano con la llegada de un peso pesado de la colección, un acontecimiento que supondrá un antes y un después en la vida de Wally West: Barry Allen regresa a primera línea como Impulso.

Aventuras realmente atractivas y entretenidas, llenas de imaginación y buenos momentos, donde el género pijamero es elevado hasta unas cotas de calidad bastante elevadas. No falta de nada en los guiones de Waid: sorpresas, giros inesperados, saltos temporales, villanos clásicos y algunos de los dibujantes más reputados de la industria haciendo un trabajo inconmensurable para demostrar su valía. Nombres que sonarán a todos como Eduardo Barreto, Mike McKone o Rob Haynes, ilustradores que saben muy bien cómo hacer su trabajo al igual que Carlos Pacheco y Mike Wieringo. El primero, sobran las presentaciones, se enfrentaba a uno de sus primeros encargos para el mercado USA, por lo que su idea era la de lucirse de cara a posibles nuevos trabajos. El segundo, tristemente desaparecido, ya hacía gala de su estilo agradable y simpático, una delicia visual que ya empezaba a despuntar y que nos quedamos sin él demasiado pronto. Han sido muchas las peticiones por parte de los aficionados demandando estos comics, unos “lamentos” que han obtenido respuesta en forma de unos magníficos recopilatorios, un lujo de edición para un material exquisito que nadie debería dejar pasar. Por mi, que pase el siguiente.
[Grade — 8.50]

Flash: Impulso

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 448
  • Precio: 38,50 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.