‘Estela Plateada. Parábola’, Moebius en formato XXXL

Siempre a la búsqueda de nuevos formatos con los que «sacarnos los cuartos» a los coleccionistas —porque, seamos honestos, nos los sacan a manos llenas—, Marvel lanzaba a mediados de año una nueva idea con la que rescatar títulos puntales de su vasto catálogo en una edición de esas por las que suspirar: álbumes de 25,5 x 35,5cm —mucho más grandes que uno europeo normal y también que el tamaño habitual de los Absolutes de DC— impresos en papel satinado y con sobrecubierta en forma de póster. Y nada mejor para arrancar esta nueva línea que un proyecto que, en su concepción, pretendía maridar dos términos tan aparentemente antitéticos como el lenguaje del cómic de superhéroes yanqui con la idiosincrasia narrativa y visual de los tebeos del viejo mundo. Un proyecto que contó con dos titanes del noveno arte y que, treinta años después de su publicación sigue tanto o más vigente que lo que ya lo era el día de su publicación.

Meros catalizadores de una historia con mucha más retranca que el mero choque entre Galactus y su heraldo —algo que, ya por aquél entonces, se había visto hasta la saciedad—, ‘Estela Plateada. Parábola’ se erige como un brillante y elocuente ejemplo de eso que la mejor ciencia-ficción ha hecho siempre: utilizar tiempos futuros y elementos completamente fantasiosos para reflexionar sobre la condición humana o la realidad socio-política del instante histórico en el que se escriben. Sabedor de esto, Stan Lee plantea aquí un discurso fabuloso que arremete contra muchos frentes que, como decíamos, siguen alzándose como disquisiciones de rabiosa actualidad de la sociedad actual. Con los fundamentalismos religiosos y el oportunismo de las castas políticas o religiosas de fondo, la disección del alma humana que Lee pone en boca de Norrin Radd y cómo utiliza al surfero plateado y a su creador como telón de fondo de todo el trasunto, es tan soberbio como muchas de las sentencias que, aquí y allá, salpican un relato que se sabe algo más que el simple encontronazo entre fuerzas superhéroicas al que los lectores de aventuras de supertipos enfundados en mallas estamos acostumbrados.

El resultado, al margen de tremendamente estimulante por lo mucho que se aleja de lo que uno podría esperar de un cómic Marvel, sirve de perfecto marco para que Moebius se desate en unas planchas maravillosas que, al tamaño al que aquí están reproducidas, nos dejan aún más atónitos y epatados: envuelto en los mismos ropajes en los que cabría encontrarle en puntales de la ciencia-ficción europea como ‘El Incal’, ‘Arzak’ o ‘El mundo de Edena’, el alter ego de Jean Giraud interpreta a la perfección la personalidad que su compañero de viaje quiere imprimir a la «novela gráfica» —soy de los que han terminado aborreciendo el término, de ahí el uso de comillas— y cuaja unas páginas que conjugan a la perfección la espectacularidad tradicionalmente asociada con las formas marvelitas con aquellos patrones que, puramente europeos, parecerían no casar con los de sus homónimos del otro lado del Atlántico. Pero lo hacen, y de qué manera. Unido a un colorido típicamente «moebusiano», ‘Estela Plateada. Parábola’ consigue tender firmes puentes entre ambos mundos y establecer un paradigma al que pocos proyectos posteriores han conseguido asomarse con la misma fortaleza. Pero, claro está, es que ninguno de los que han intentado maridar las dos formas de entender el noveno arte han podido contar con las dos leyendas que convirtieron esta apuesta en un clásico incontestable de los años 80. ‘Nuff said!!!!

Estela Plateada. Parábola

  • Autores: Stan Lee y Moebius
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 80 páginas
  • Precio: 25 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.