‘Especial Lobo El Último Czarniano’, rajado humor negro

LoboPortadas
Con la publicación de estos tomos, ‘Lobo: El Último Czarniano’ y ‘Lobo: El Regreso’, ECC Ediciones recupera algunas de las historias más emblemáticas, quizás las que más, de todo el catálogo de DC. El temible personaje gozó de bastante popularidad durante la década de los noventa gracias a sus aventuras ultraviolentas, guiones cargados de mala baba, decapitamientos varios y muchos genocidios.

Lobo es uno de esos personajes que no tienen demasiado que contar, el atractivo de sus aventuras residía exclusivamente en el equipo creativo que se encontrara detrás. Tuvimos la suerte de contar con unos Alan Grant, Keith Giffen y Simon Bisley en estado de gracia, nombres que (re)definieron el concepto de comic para adultos. Violencia extrema, despiporre y humor negrísimo es lo que nos encontramos en estas primeras historias, algo que siempre gusta al aficionado de a pie.

Tras su aparición en Omega Men, vestido con un pijama naranja y morado que se alejaba bastante del look heavy metal que muestra en estos números, El Hombre inauguraba su propio título para vivir excelsas aventuras en solitario. El sobrenombre de El Último Czarniano se lo ganó a pulso al aniquilar a todos los habitantes de su planeta natal, un sanguinario despiadado al que no le tiembla el pulso a la hora de poner fuera de circulación al que se cruce en su camino.

LoboPagina2

La misión que se le encomienda a nuestro maniaco homicida favorito es bastante original ya que tendrá que escoltar a su antigua profesora del colegio hasta ponerla a salvo, una trama que dará como resultado multitud de situaciones en las que soltaremos carcajada tras carcajada. Lobo pensaba que había exterminado a todos los czarnianos, así que el encargo lo martirizará parada tras parada. Otro punto a favor es el detalle que los chicos de ECC han tenido al incluir “La Navidad Paramilitar de Lobo”, un especial (para algunos, clásico de culto) en el que tendrá que eliminar a… bueno, mejor lo descubren ustedes mismos, la sorpresa en mayúscula, y bastante original.

Siguiendo con la segunda entrega de esta suerte de “Año Cero” del personaje, ‘Lobo: El Regreso’, nos encontramos con la que quizás es la más extraña en cuanto a desarrollo. Lobo tendrá que aceptar un encargo de su “jefa” Ramona, finar a un asesino llamado Loo. Esto le llevará hasta las puertas del mismísimo cielo donde sufrirá diversas reencarnaciones, a cada cual más hilarante. Lo dicho, una auténtica locura de guión.

LoboPagina

Le toca el turno a “Lobo Infanticidio”, esta vez sin Bisley a los lápices, pero con un interesante Giffen dibujando tan bien como escribiendo. Humor negro, otra vez, a raudales en una aventura donde todos los hijos bastardos que El Hombre ha ido sembrando a lo largo de su vida se reúnen para acabar con él. El volumen se cierra con un especial igualmente absurdo y alocado, “Lobo Especial Salón del Comic”, una crítica mordaz y divertida hacia todas las estrategias editoriales que, a día de hoy, siguen siendo utilizadas para hacernos picar con este o aquel ejemplar.

Con estos dos volúmenes, el material más interesante de Lobo vuelve a estar disponible para el gran público. Sin embargo, debido a la sobrexplotación que el personaje sufrió, la cosa empezó a descafeinarse poco a poco, con algunas miniseries que dejaban bastante que desear y con una colección mensual que…bueno, tenía poco de lo que habíamos leído hasta el momento. Mientras que eso llega, o no, toca disfrutar de estas delirantes aventuras que marcaron a bastantes jovenzuelos de la época.
[Grade — 8.50]

Lobo: El Último Czarniano y Lobo: El Regreso

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 160/232
  • Precio: 16,95/22.50 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.