‘Especial La Cosa del Pantano de Alan Moore’, verdear o no verdear, esa es la cuestión

CosaPortada
Corría el año 1971 cuando la criatura verdosa más famosa de los comics hacía su primera aparición en el título House of Secrets, cabecera destinada a agrupar todo tipo de creaciones espeluznantes que se le ocurriera al guionista de turno. Muchos fueron los nombres que se fueron turnando para contar las correrías del inquietante monstruo, desde David Michelinie a Gerry Conway pasando por Nestor Redondo, Len Wein o Bernie Wrightson.

Todo normal hasta que a la altura de la entrega diecinueve se incorporaba cierto escritor británico de larga barba e ideas bastante frescas: Alan Moore. Junto a Stephen Bissette y John Totleben firmarían una de las etapas más recordadas, no solo del personaje, sino de la historia del comic en general. Ahora, gracias a la labor de recuperación que ECC Ediciones está realizando de las obras con mayor calidad del catálogo de DC, podemos volver a deleitarnos con una lectura de las que llenan, de esas que al acabar podemos sentirnos bien orgullosos de lo que acabamos de disfrutar.

La Cosa del Pantano de Alan Moore Volumen 4’ alcanza grandes cotas de excelencia gracias, en buena parte, al trabajo de Moore de forma continuada, estamos hablando de un buen puñado de números en los que, de forma, prolongada, hacía y deshacía a su antojo. Esto toma especial relevancia con los pequeños detalles, piezas que se van diseminando entrega tras entrega y que todas tienen su peso en el conjunto. Llegados a esta altura nos daremos cuenta de la grandeza narrativa del de Northampton ya que todo va teniendo sentido, el inmenso puzle se va viendo cada vez más completo.

Que en la editorial se está cociendo un evento de consecuencias desproporcionadas (Crisis en Tierras Infinitas), ahí está Moore para sacar su capote y solventa el obligado “engorro” con la facilidad y calidad a la que nos tienen acostumbrados. Toma prestado lo que le hace falta para su propia conveniencia y después si te he visto no me acuerdo, sigue su camino hacia delante de forma natural y deja en evidencia a cualquier escritor que quiera hacer algo remotamente parecido.

SwampPagina1

Esta pequeña piedra en el camino no hace más que retrasar todo “el plato” que Moore ha estado cocinando a fuego lento. Se alcanza la bonita cifra de 50 entregas y lo más conocido del rincón sobrenatural de DC se deja caer para hacer una visita al bueno de Alec: Deadman, Zatanna, Doctor Destino o John Constantine. A la trama principal se suman momentos de gran belleza en forma de historia autoconclusiva, atención a Fruta Caída o Danza Fantasmal. La parte triste es la despedida de Bissette y Totleben precisamente en este número 50, los dos artistas que han llevado la manija desde el principio de la etapa.
[Grade — 10.00]

Con ‘La Cosa del Pantano de Alan Moore Volumen 5’ la inmensa epopeya que Moore ha ido fabricando empieza a enfilar su recta final. Superados el medio centenar de entregas la calidad, lejos de decrecer, parece seguir en aumento con el paso de los números. Lo más llamativo de todo es el hecho de ver como el guionista va abriéndose a otros géneros, alejándose cada vez más del terror sobrenatural al que ya nos tiene acostumbrados. Tanto que en las primeras páginas de este quinto tomo podremos ver como las autoridades detienen a Abby al ser descubierta manteniendo relaciones con La Cosa.

Toda esta situación nos trasladará hasta el hogar del Hombre Murciélago, Gotham, lugar que sufrirá la furia de la musgosa criatura ya que su amada es retenida, por segunda vez. Entre furiosas tormentas de vegetación podremos ver los vacuos intentos de Batman por frenar la cólera de Holland que, abusando de su poder, se encuentra contradiciendo al mismísimo Parlamento de los Árboles. El inesperado final de la aventura tendrá como consecuencia una nueva vuelta de tuerca en el planteamiento de la serie tornándose todo de un carácter metafísico y filosófico.

CosaPagina2.2

Moore aprovecha para lanzar una crítica directa al corazón de la discriminación, a una sociedad que suele temer todo aquello que le es desconocido, a la falta de conciencia ecológica y a todo aquello que suponga un atentado contra la Naturaleza. Episodios cuya lectura resulta una experiencia tan fascinante como “difícil”. La voz en off, de marcado carácter poético, nos propondrá un buen número de dilemas y cuestiones que, nosotros como lectores, tendremos que juzgar como mejor podamos. Rick Veitch es el encargado de ilustrar con bastante maestría la práctica totalidad de este quinto volumen, tan bien lo hace que no echaremos de menos el trabajo realizado por Bissette y Totleben.
[Grade — 10.00]

La sexta entrega, la última, cerrará una etapa que el paso de los años la ha encumbrado hasta lo más alto de los Top 10. Un trabajo, el que hizo Moore, que se sigue tomando como referencia hoy en día ya sea para nuevas encarnaciones del personaje (Snyder tomó prestados más de un concepto para su versión New 52) como para todo aquel que quiera hacer algo un poco más “sobrenatural” en el mundo del comic. No nos cansamos de leer estos tebeos atemporales.

Especial La Cosa del Pantano de Alan Moore

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: ECC Ediciones
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 224/168
  • Precio: 17,95 euros c/u

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.