‘Enigma. La extraña vida de Alan Turing’, incomprensión

ENIGMA

Debido a lo almibarado y suavizado de su personalidad en relación a cómo fueron realmente los acontecimientos que rodearon en el terreno personal la vida de Alan Turing, no fui de aquellos que se dejaron seducir por ‘The Imitation Game’ más allá de la inconmesurable labor de Benedict Cumberbatch como el matemático que logró descifrar el código Enigma y el que sería padre, junto a Alfred Von Neumann, de los ordenadores que hoy nos permiten hacer casi cualquier cosa. Es por ello y por, como quizás haya dicho en alguna ocasión, mi extrema filia hacia todo lo relacionado con la Segunda Guerra Mundial aunque sea de soslayo, que esperaba con curiosidad lo que la lectura de ‘Enigma. La extraña vida de Alan Turing’ habría de ofrecernos en relación a tan apasionante período histórico visto a través de uno de los protagonistas que, en la sombra, jugaron uno de los papeles más relevantes en la derrota del nazismo.

Desafortunadamente, en esa dirección, el volumen publicado por Norma abunda tan poco que, en cierto sentido, termina por convertirse en el complemento perfecto de la cinta dirigida por Morten Tyldum: todo lo que ésta dejaba pasar en cuanto a la certera definición de la muy singular y compleja personalidad de Turing, lo atormentado de su carácter, su homosexualidad y la obsesión por ‘Blancanieves y los siete enanitos’, su cuento favorito —del que le encantaba la parte en la que la madastra envenena la manzana—, queda recogido a la perfección en las páginas escritas por Francesca Riccioni y dibujadas con expresiva —entendido tal epíteto en la cercanía del estilo del artista a los postulados del expresionismo— personalidad por Tuono Pettinato.

De la misma manera, la gran abundancia de datos que ofrece la cinta en lo que a la construcción de la máquina Bombe se refiere es aquí obviada con un salto temporal enorme que resulta poco comprensible desde el punto de vista narrativo al dejar de lado tan fundamental episodio en la vida del genio matemático. Con todo, el conocimiento escueto de quién fue y qué logro puede conseguir que dicho pasaje sea completado por nuestra imaginación, y el que Riccioni centre su atención en el resto de hechos que jalonaron la vida de Turing termina por conformar una lectura rítmica, que sólo pierde algo de fuelle cuando se mete en berenjenales matemáticos de complicada aprehensión —algunas de las teorías que aquí intentan simplificarse y que son mostradas con un fresco sentido del humor son de una complejidad extrema— y que sirve para acercarnos a uno de tantos nombres que se conjugaron para que, en última instancia, la tiranía no se impusiera a la libertad y hoy podamos vivir fuera de la sombra de ese Reich de diez siglos que amenazó durante seis años a nuestro planeta.

Enigma. La extraña vida de Alan Turing

  • Autores: Francesca Riccioni & Tuono Pettinato
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 120 páginas
  • Precio: 19 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.