‘El último vuelo’, la primera obra de Romain Hugault

El ultimo vuelo

Tercer álbum que Norma le publica sobre Romain Hugault a la espera de que nos llegue su ‘Le Pilote à l’Edelweiss’, ‘El último vuelo‘ es, cronológicamente hablando anterior tanto a ‘El gran duque‘ como a ‘Más allá de las nubes‘ los otros dos títulos aparecidos en noviembre de 2011 y junio de 2012 respectivamente y que, junto al que hoy nos ocupa, dan completa cuenta de la producción que, hasta la fecha, se ha publicado de este artista apasionado de la poesía que encierra el mundo de la aviación.

Asomarse a cualquiera de las páginas de los títulos citados es descubrir a uno de los mejores dibujantes que este medio ha dado en lo que a cómic bélico se refiere: sus «coreografías» aéreas, auténticos prodigios narrativos milimétricamente planeados, son el plato fuerte de unas páginas en las que la figura humana (que todavía le cuesta controlar en algunos momentos) pasa a un segundo plano para ceder el protagonismo a los aviones que tanto le obsesionan y de los que es amante confeso y consumado ilustrador.

Temprana muestra de ello son las cuatro historias contenidas en ‘El último vuelo’, cuatro relatos que rezuman nostalgia por el bello arte de la guerra en el aire y que nos trasladan inequivocamente a otra época muy distinta a la actual en la que el honor entre pilotos primaba sobre cualquier ulterior razonamiento. Centrando su atención en cuatro aviadores diferentes (un nipón, un americano, un alemán y un francés) y en sus respectivos aviones, cabe destacar la historia que abre la lectura, ‘La flor del cerezo’ una bellísima elegía con un kamikaze por protagonista que resume, mejor que cualquier descripción posible, el romanticismo con el que Hugault impregna todas sus páginas.

FICHA TÉCNICA: El último vuelo
  • Autores: Romain Hugault
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Álbum cartoné
  • Páginas: 56
  • Precio: 14 euros
El último vuelo review

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en