‘El último tahúr’, entre pillos anda el juego

Quizá porque en su tierra natal fue un género trillado hasta la saciedad tanto en lo literario como en lo cinematográfico, siempre me ha sorprendido que el western en viñetas haya conocido tan limitadísimo predicamento en Estados Unidos y, por contra, sea uno de los tipos de historia de mayor recorrido histórico en el viejo mundo, con ejemplos magistrales como ‘Blueberry’, ‘Bouncer’, ‘Durango’ o ‘Sunday’ o cabeceras como ‘Tex’ que llevan décadas en activo. Es más, me atrevería a afirmar que ningún semblante sobre los relatos de cowboys podría considerarse completo sin hacer extensa referencia a la aportación que, a lo largo de las décadas, ha hecho el cómic europeo a ese polvoriento mundo de hombres duros, revólveres Colt, persecuciones en diligencia y cualquiera de los infinitos tropos que se asocian desde hace casi un siglo con el far west.

Ligado a la anterior reflexión podríamos abundar en lo bien que los guionistas del viejo continente han sabido entender siempre una realidad tan ajena a la propia, máxime si nos acercamos al tiempo presente y nos encontramos con títulos como este ‘El último tahúr’ que nos llevan a las postrimerías del s.XIX y los comienzos del XX y que, desde la doble lejanía espacio-temporal, sirve a Rodrigo Sopeña y Juande Pozuelo para aproximarnos a la figura de E.S. Erdnase, un misterioso personaje que desveló en «El experto en la mesa de juego» muchos de los trucos más utilizados por los jugadores de cartas profesionales de la época. Enigma envuelto en un enigma —los autores del presente volumen juegan con la idea de que el nombre no fuera más que un seudónimo de alguien que nunca se llegó a saber su verdadera identidad— el relato sobre la vida de Erdnase que aquí traza la pareja de españoles rememora, por momentos, a los mejores títulos del western en pantalla grande, ya sabéis, esos que firmaron apellidos como Ford, Hawks, Zinemann, Mann, Leone o Eastwood y que permanecen en la memoria colectiva como estándares incólumes del género.

Para ello, Sopeña en el guión y Pozuelo en el dibujo se arman de la mejor artillería que uno puede tener a mano: un puñado de personajes carismáticos encabezados por un irresistible protagonista, uno que no costaría imaginar interpretado por el juguetón talante de Cary Grant o George Clooney y que, a lo largo de las páginas que conforman ‘El último tahúr’, se las verá en situaciones de toda índole con peligrosos asesinos y con un par de féminas de armas tomar —¿qué sería del western sin ellas?—. Dejando que el romanticismo hacia el western preñe buena parte de la narración, y permitiendo asimismo que en esa mirada se mezclen multitud de pequeñas acotaciones hacia incontables puntos cardinales de los que caracterizaron alguna vez el género, son la claridad narrativa de Pozuelo —cuyo estilo evoluciona a ojos vista a lo largo de las páginas— y la espléndida edición que Dolmen hace del álbum —con numerosos extras finales que enriquecen sobremanera el contenido del mismo—, valores añadidos que hacen de ‘El último tahúr’ una lectura tremendamente recomendable, máxime si, como servidor, sois de los que nunca os cansáis de acercaros a las polvorientas calles de algún perdido pueblo fronterizo viendo como una ráfaga de viento mueve algún que otro estepicultor mientras vaqueros malolientes y borrachuzos esperan con el dedo impaciente en el gatillo de su revolver de seis balas a que alguien cometa la estupidez de llevarles la contraria. Si sois de esos, no lo dudéis, ‘El último tahúr’ tiene que estar en vuestra tebeoteca.

El último tahúr

  • Autores: Rodrigo Sopeña y Juande Pozuelo
  • Editorial: Dolmen
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 176 páginas
  • Precio: 26,50 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.