‘El sueño de Meteor Slim’, la vida errante de un bluesman

meteor01.jpg

Edward Ray Cochran ha decidido dar un vuelco a su vida. Ha dejado su trabajo, ha dejado a su mujer y se ha dispuesto a perseguir su sueño de convertirse en un bluesman, con el nombre de Meteor Slim. Se agencia una guitarra, se deja crecer bigote y empieza a deambular por las poblaciones rurales del sur de la América de los años 30. Pero el hábito no hace al monje, y para ser un verdadero bluesman debe aprender la técnica de los grandes y liberar sus emociones, que le permitan transmitir sus experiencias con la música. Nuestro protagonista no puede presumir de haber tenido suerte en la vida hasta ese momento, pero nadie dudará de su buena fortuna cuando sus pasos le llevan a encontrarse con el legendario Robert Johnson.

El gran mito del blues le da unos valiosos consejos e incluso la oportunidad de acompañarle para tocar en directo. A partir de aquí, se desarrollará la historia de Meteor Slim a través de garitos de mala muerte, salas de grabación y carreteras que parecen no conducir a ninguna parte. En un principio, Slim sirve como excusa para ofrecer un retrato de Robert Johnson y de la vida errante de los bluesmen, pero poco a poco, irá cobrando protagonismo y el retrato psicológico que hace de él el autor lo convierte en un personaje inolvidable.

No es extraño que los primeros años del blues hayan inspirado a multitud de artistas posteriores para crear relatos, canciones o, como en este caso, cómics. Todos estos músicos provenían de los sectores más pobres de la sociedad y viajaron incesantemente para ofrecer su música a la gente. Y entre medias de todo eso, bebían como cosacos, se acostaban con todas las mujeres que podían, se metían en problemas, conocían la fama, dormían al raso, sufrían los abusos de la incipiente industria discográfica… Y Meteor Slim sirve de nexo para contarnos todo eso y para reivindicar el papel de tantos artistas anónimos que, como él, fueron engullidos por el paso del tiempo.

meteor02.jpg

El dibujo de Frantz Duchazeau termina de redondear esta sugerente reconstrucción de aquella vibrante época. Con trazos gruesos de pincel, enérgicos, a veces apenas esbozados, el autor captura el sentimiento de las veladas de blues y el tormento de sus intérpretes. Además, su recreación de las ciudades rurales de entonces y de las desoladas carreteras que recorren los músicos, es sencillamente soberbia.

Para disfrutar al máximo de este cómic, lo mejor es acompañar su lectura con una sesión de buen blues, que perfectamente pude provenir de algunos de los artistas que se citan en la obra: Robert Johnson, Son House, Charley Patton, Bessie Jackson… Y si uno se queda con ganas de más, también es una buena idea acercarse a la trilogía ‘Bluesman’, creada por Rob Vollmar y Pablo García Callejo.

Ficha Técnica

meteorreview.jpg

* Título: El sueño de Meteor Slim
* Autor: Frantz Buchazeau
* Editorial: Ponent Mon
* Formato: Rústica con solapas // 160 páginas // Blanco y negro
* Precio: 15 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en