‘El puente del troll’, Gaiman mágico

No fui un niño miedoso. De hecho, era casi todo lo contrario, allí donde nadie se quería aventurar en alguna tarde de juegos, ahí iba yo a meterme en la boca del lobo sabedor de que nada podía pasarme…al menos nada sobrenatural, que para eso siempre he tenido los pies muy en la tierra. Eso, entre otras cosas, siempre lograba granjearme la admiración del grupo de amigos de turno —y también la envidia de alguno de los más timoratos, claro—, aunque alguna vez me puso en más de un apuro cuando, en mi envalentonamiento, terminaba por no tenerle cierto respeto a los peligros que sí eran reales. ¿Que a qué viene esta pequeña batallita de abuelo? Obvio, a que la obra que hoy nos ocupa, adaptación que Colleen Doran hace del relato escrito originalmente por Neil Gaiman, gira, al menos en parte, en torno a los miedos infantiles y a la capacidad que, de niños, podemos tener para mirarlos de frente y espetarles un “¡¿qué pasa?!”.

Como todo cuento, es la metáfora la principal arma de la que se vale el autor de ‘Sandman’ para, en primera persona y con su característico verbo —es que siempre se hace grande en las descripciones y que maneja como nadie los epítetos— narrar el encuentro en tres etapas de su vida de un personaje que parece sosias del propio escritor, un tal Jack que, siendo niño se topará con un troll bajo un puente que quiere robarle la vida y que, disuadido de tal propósito por la labia del infante, volverá a cruzarse con él en dos instantes futuros. En el ínterin, nos asomaremos, en sendos saltos, a la adolescencia y la edad adulta del protagonista, ambas introducidas con breves pinceladas y ambas ideadas como preludio del subsiguiente encuentro con la mítica criatura.

Como relato, más allá de lo siempre atractivo de su prosa, no es ‘El puente del troll’ de lo mejor que he leído de Gaiman; ahora bien, como cómic, el trabajo que Colleen Doran hace con el texto original lleva a éste a otro nivel: prescindiendo de las viñetas allí donde la narración es más etérea y tratando a las páginas como un todo en el que se transita de una acción a la siguiente mediante transiciones suaves que echan mano de los maravillosos fondos en los que se va situando cada escena, no sabría apuntar a cuál es la mayor fortaleza de lo que la artista desarrolla, si la profusión de detalles de la que hacen gala sus descripciones de lugares, si la sutileza con la que aplica el color o si lo tridimensional de sus personajes. Sea la que sea, la unión de esas virtudes da como resultado unas planchas de una belleza asombrosa que hace de esta lectura toda una mágica experiencia.

El puente del troll

  • Autores: Neil Gaiman y Colleen Doran
  • Editorial: Planeta Cómic
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 72 páginas
  • Precio: 19 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.