‘El Mundo de Milo’, la sombra de Miyazaki se hace grande

portada_el-mundo-de-milo_marazano-richard_201606011540
La lectura de este ‘El Mundo de Milo’ ha sido toda una sorpresa puesto que, para servidor, era algo completamente desconocido. La única referencia que tenía era su vistosa y agradable portada, algo que para los que llevamos en esto de los tebeos algunos años, nos puede servir como referente e indicativo de cara a acometer la lectura. Puede que este truco sea un poco “chapuza” pero para todo aquel que lo use también, sabrá que no ando muy desencaminado en la apreciación. El poder del sexto sentido comiquero ataca de nuevo. Parte de ese aspecto agradable se debe a la estética “euromanga” de la obra, un género que siempre ha estado ahí y que ahora parece volver con más fuerza.

Lo primero que nos va a llamar la atención es el dibujo utilizado para ilustrar las aventuras de Milo, un trazo que nos remite directamente a un grande la animación japonesa como es Hayao Miyazaki. La presencia del maestro de Tokio se hace notar, no solo a nivel estético, también podremos apreciar su influencia en el tono de la historia, unos paisajes mágicos y sacados directamente de mundos oníricos, hecho que no le resultará desconocido a todo aquel familiarizado con los largometrajes de los Estudios Ghibli. Solo hay que mirar la portada para poder constatar todo lo expuesto hasta ahora.

El relato comienza con Milo, un niño que vive solo en una cabaña debido al trabajo de su padre, al que solo puede ver una vez al mes. Tres mujeres bastante extravagantes, “sus tías”, cuidan de él proporcionándole comida y algún que otro rato de vigilancia para evitar que el crio se meta en problemas. Misión bastante difícil teniendo en cuenta el carácter aventurero de Milo. Un día, pescando cangrejos en el río, termina haciéndose con un huevo dorado del que más tarde saldrá un pez, un extraño ser que terminará siendo la llave que abra la puerta a otro mundo lleno de magia y peligrosas criaturas.

El guión de Richard Marazano no deja un momento de respiro, un maratón de aventuras donde la diversión y las emociones juegan un papel más que importante. La construcción de personajes es lo suficientemente solida para que rápidamente sintamos empatía por todos ellos. La misma pericia muestra a la hora de caracterizar al villano y a todos sus acólitos, una serie de criaturas que dan tanto miedo como pena. El dibujante Christophe Ferreira hace un trabajo estupendo, dotando a la obra de una apariencia deliciosa y dándole un aspecto de cuento que hará las delicias de pequeños y mayores. A falta de un segundo volumen que recoja el resto del relato, solo nos queda esperar a que Planeta lo publique pronto y no nos tenga con el corazón en un puño por saber el destino del intrépido Milo y sus amigos.
[Grade — 7.50]

El Mundo de Milo

  • Autores: Richard Marazano y Christophe Ferreira
  • Editorial: Planeta Comic
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 120
  • Precio: 22,00 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario