‘El Gran Libro Yum Yum’, con una rana de protagonista, nada puede fallar


La editorial La Cúpula sigue haciendo valer algunos de sus autores fetiche, nombres clásicos enmarcados dentro del comic underground que llevan dando guerra desde hace años. Obras emblemáticas firmadas por gente como Peter Bagge, Ralf Konig o David Lapham van ganando con el paso del tiempo nuevas ediciones para que, aquellos que no tengan la suerte de poseer algunos de esos títulos, puedan disfrutarlos sin tener que pagar cantidades desorbitadas en el mercado de segunda mano. El caso más evidente, por nombre y calidad, es el de Robert Crumb, el padre del “comix” cuenta con incontables tebeos y todos ellos han visto la luz al amparo de la mencionada editorial patria. Ahora, nos llegan nuevos formatos para obras pasadas, como puede ser este ‘El Gran Libro de Yum Yum’, un relato autobiográfico convenientemente disfrazado de fábula amorosa, un vehículo bastante original que nos transporta hasta los años de formación del autor, ubicado en la América beat que tantas alegrías nos ha dado el mundo de las viñetas y el celuloide.

Una historia de amor, un regalo de un chico enamorado para la chica que pretende conquistar, un obsequio de Crumb para Dana, su primera mujer. La cosa es bien sencilla, el autor, escaso de fondos, piensa en la forma de poder encandilar y conquistar a su amada y no se le ocurre una forma mejor (y barata) que hacerle un comic, una historieta que es puro romanticismo y amor. ¡Buena jugada, Robert! Pero claro está, tratándose de Crumb, no estamos ante un tebeo al uso. El protagonista de este “Yum Yum” es una rana, Ogden, un estudiante mediocre que no termina de encajar en ningún sitio y cuya inadaptación le llevará a hacer algo que le abrirá una puerta a otro mundo, un sitio mágico donde la verdosa criatura será feliz por fin. Pero no todo será de color de rosa, ya que la soledad sigue siendo un mal demasiado pesado, tanto que no pasará mucho tiempo hasta que vuelva a su estado depresivo original.

Nos encontramos ante una obra firmada por un Robert Crumb primerizo (tan solo tenía diecinueve años cuando facturó el relato), aún le faltaba bastante para alcanzar el nivel de sus mejores comics, esa acidez y cinismo al que nos tiene acostumbrados. Pero que nadie se alarme, ya demostraba por aquel entonces el gran autor en el que se iba a convertir, solo hay que prestar atención a este cuento en el que se puede apreciar muchos de sus elementos tan característicos. Sabe manejar a la perfección los tiempos de la narración y, sobre todo, del nivel de “azúcar” de la historia de amor, algo que, conociendo como se las gasta el bueno de Robert, no va a ser demasiado almibarado. Por favor, parece que nos conozcamos al de Pensilvania, ¿alguien dudaba de su sello personal? Crítica a la sociedad, al poder establecido o a los grupos “culturales” que tan de moda estaban por aquellos días de los años setenta. Todo el que quiera saber cómo termina la cosa tendrá que acercarse al bonito y divertido libro de Yum Yum, una obra de gran valor histórico y que nos hará pasar un rato bastante entretenido.
[Grade — 8.00]

El Gran Libro Yum Yum

  • Autores: Robert Crumb
  • Editorial: La Cúpula
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 160
  • Precio: 18,90 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.