‘El Escorpión 10: En el nombre del hijo’, se acerca el final

El escorpion 10

Cuando Norma comenzó a publicar ‘El Escorpión’ hace ahora trece años (que se dice pronto), la fama de Enrico Marini comenzaba a subir como la espuma. No en vano, los lectores de por aquél entonces ya habíamos comenzado a disfrutar del dibujante italiano y su exquisito arte en las páginas de ‘Rapaces’ y ‘Gipsy’, dos series completamente opuestas en cuanto a valores gráficos, con la primera mostrando la gracilidad del bello hacer plástico del artista y la segunda sirviendo como perfecto homenaje a los modos de Katsuhiro Otomo. Y entonces, en 2001, desembarcaba este proyecto en el que, junto a Stephen Desberg, llevamos casi tres lustros inmersos; un proyecto que nos lleva trasladando de forma inequívoca desde entonces a la Roma de la segunda mitad del s.XVIII y que, según parece, pronto tocará a su fin.

Mientras aguardamos pacientes a que Desberg cierre todas las tramas abiertas durante estos años y dé clausura a la historia de un personaje tan carismático, este décimo volumen de la colección sigue desvelando muchos de los secretos que se ocultan tanto tras los muros de ese Vaticano controlado por el papa Trebaldi, como bajo los techos de las dos casas enfrentadas en una guerra de la que el Escorpión se ha ido erigiendo cada vez más como pieza clave. Una guerra que nos descubre en éstas páginas algunos movimientos inesperados y que sirve para adentrarnos, aunque de forma breve, en el pasado de ciertos personajes fundamentales (y perdonad la vaguedad de mis descripciones pero, a estas alturas, cualquier mínimo comentario podría spoilear catorce años de recorrido).

Y como no está en mi ánimo reventarle a nadie la posibilidad de hacerse con los diez volúmenes publicados hasta la fecha y descubrir lo mucho que, a nivel argumental, encierran las páginas de esta espléndida serie, terminaré la reseña dedicándole unas líneas al que debería ser el motivo fundamental de atracción de cualquier lector hacia las páginas de ‘El Escorpión’, y eso no es otro (obviamente) que el arte de Enrico Marini: no es que su trazo sea asombroso, que lo es; su narrativa un prodigio de claridad, que también; o su definición y diseño de personajes (con especial atención a sus féminas) y entornos un hito constante, es que, en conjunción con ese color a través de acuarelas, las 480 planchas que actualmente componen ‘El Escorpión’ son dignas de una admiración que sólo ha hecho ir en aumento con los años y que, no cabe duda, seguirá a la alza en los tiempos por venir.

El Escorpión 10: En el nombre del hijo

  • Autores: Stephen Desberg y Enrico Marini
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Cartoné o Rústica
  • Páginas:48
  • Precio: 13/10 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.