El Demonio Rojo: Ganas de Follar, el Entrialgo más gamberro para coleccionistas

El Demonio Rojo: Ganas de Follar

Mauro Entrialgo lleva lanzando puyas directas y certeras desde principios de los 80, clavando crítica tras crítica en sus tiras cómicas. Con lo que suele llamarse un «estilo visual propio», sus historietas tocan los más variados palos. Las relaciones sociales más frívolas, las juergas desfasadas y la búsqueda permanente de muslos que separar centran la acción de la pandilla de Rafa, el luchador conocido como ‘El Demonio Rojo‘.

Fue por 1994 cuando la primera historieta de El Demonio Rojo apareció en la mítica revista ‘El Víbora‘. A través de las historias, reflexiones e idas de olla de un grupo de amigos, Mauro habla de sexo, drogas y parafilias varias sin cortarse un pelo. ‘La Cúpula‘ recopiló las historietas de esta saga en ‘El Domonio Rojo: Ganas de Follar’, un subtítulo que resume perfectamente las motivaciones de los protagonistas. Ahora lanzan la segunda edición.

Tanto Rafa como sus compañeros, cada uno con su estilo particular, hablan de sexo y, sobre todo, mujeres. Todo con una mala leche e incorrección política fuera de rango, con la tranquilidad de saber que las chicas «no leen historietas». Mauro en toda su esencia, desatado, hace de monologuista en cada página, a veces sobre hechos cotidianos, a veces sobre situaciones extremas, pero siempre con un estilo tan directo que es difícil no envidiar el desparpajo de sus protagonistas, que desconocen por completo las convenciones sociales y las buenas formas.

Una de las cosas que más me gusta de Mauro son las pinceladas frikis que deja entrever de vez en cuando. Una de las tiras incluidas en el tomo es quizás mi favorita: la clásica demostración del auténtico año de producción de ‘Alien’, que Rafa establece gracias al estilo de las braguitas que usa la Teniente Ripley en la película.

El Demonio Rojo - Tres estrellitas post-apocalípticas El tomo tiene una presentación excelente, rústica con solapas, y viñetas a dos tintas sobre 140 páginas de papel grueso, perfecto para las estanterías de los coleccionistas. Contiene los dos tomos publicados inicialmente, y que están descatalogados, con las historias publicadas en ‘El Víbora’ y en ‘El País’. Una buena oportunidad de repasar el lado más burro de Entrialgo, por tan sólo 12 euros, aunque aviso que sabe a poco, como todo lo que publica Mauro.

Eso sí, El Demonio Rojo sigue vivo, pues Mauro lanza de vez en cuando alguna historia nueva en Público. Os dejo con una de las historietas incluidas en el tomo, para abrir apetito. Eso sí, es de las pocas donde Mauro no habla en plata:

Una página de El Demonio Rojo

Etiquetas

Alkar @bidorto

Vivo en las afueras de Málaga. El tiempo que me deja libre mi trabajo como analista acústico me gusta dedicarlo a la subcultura. No recuerdo cuando empecé a leer cómics pero por casa, en Jerez, siempre hubo tomos de Asterix y grapas de Mortadelo. Lo que realmente me abrió a la cultura alternativa fue una partida de Star Wars d6. Al poco estaba en la reunión inaugural del Club Dragom, en Jerez. Gracias a este grupo montamos varias jornadas y pude probar de todo: MERP, Rolemaster, Ragnarok, Runequest, AD&D, La Llamada de Cthulhu, Cyberpunk, Vampiro, Lobo, Mago, Fanhunter, Shadowrun, Mutantes en la sombra, Magic, Battletech, Mechwarrior, Warhammer… hasta ¡Niños!, El Juego de Rol de los Niños de Goma. En esa época me volví irremediablemente Tolkiendili, y adicto a la literatura épica y fantástica. Poco antes de mudarme a Málaga me presentaron a Pratchett, y comenzó la caza de ejemplares descatalogados en ferias de ocasión. Increíblemente, encontré a una malagueña que, sin ser rolera, comparte muchos de mis gustos y hace chistes sobre la Patrulla X. Aceptó casarse conmigo, aunque no me dejó cortar la tarta con Nársil. “Mola, pero es un muy grande. Quizás un sable de luz…”

Compartir este Artículo en