El Decálogo de Alan Moore (V): V de Vendetta

V de VendettaHemos llegado al ecuador de este decálogo y, por coincidencia o no, la quinta obra de la que os quiero hablar representa al cinco en números romanos, me refiero por supuesto a V de Vendetta una de las mejores y más reconocidas obras de Alan Moore.

Muchos conocerán a V de Vendetta por la adaptación cinematográfica que tuvo hace unos años, cuyo guión estaba escrito por los hermanos Wachoski. No voy a entrar a hablar de los detalles de esa película (eso será más adelante), pero sí quiero remarcar el hecho de que todos aquellos que vieron la película y no han leído la novela gráfica original, sólo han visto la guinda y se están perdiendo todo el pastel.

V de Vendetta, obra que Alan Moore realizó junto con David Lloyd, es más que el, a priori, relato clásico de venganza, es un canto a la libertad fundamental que toda persona debería tener y que, de una manera u otra y en mayor o menor grado, es anulada. ¿Y qué mejor escenario para situar la historia que una Inglaterra orweliana gobernada por un régimen totalitario?. Ninguno. Es el máximo exponente, tanto ficticio como real, de la erradicación total de los derechos de los inocentes, los cuales quedan relegados a un estado de sumisión total.

Es bajo esta situación donde aparece el personaje de V, que más que personaje físico se convierte en un ideal de libertad y anarquía, de hecho lo dice él mismo en la obra: “No hay carne ni sangre que matar bajo esta capa. Sólo hay una idea. Las ideas son a prueba de balas”. Es precisamente el personaje de V el mayor logro de Moore en V de Vendetta, dándole una personalidad abrumadora que engancha desde su primera aparición. Cierto que en el fondo V es un charlatán, pero gracias a los diálogos que Moore le escribió, consigue embaucar a cualquier lector y llevárselo a su terreno, haciendo que comparta sus locos ideales aunque sea en una ínfima parte.

En esta ocasión no quiero restarle protagonismo a David Lloyd, dibujante y co-creador de esta obra, ya que según explicó en su tiempo el propio Moore, muchas de las grandes ideas iniciales de la novela fueron de Lloyd. Por poner un ejemplo claro, el diseño de V, con su negra capa, su sombrero puntiagudo y su máscara de Guy Fawkes, fue todo idea de Lloyd, idea que Moore aceptó sin miramientos al parecerle una auténtica genialidad. Sobre el papel, el dibujo de Lloyd, sin ser algo espectacular, encaja perfectamente con la tónica de la historia, mostrando ambientes cargados y repletos de sombras, lo cual llega a transmitir cierto agobio, pero sin apretar.

De hecho, es mucho mayor la presión que ejerce las injusticias mostradas en las páginas de V de Vendetta que en más de una ocasión nos sentiremos más angustiados por el simple hecho de ponernos en lugar de personajes como Evey Hammond o Rosemary Almond e intentar comprender las atrocidades que tienen que sufrir todo aquel que vive bajo un régimen fascista cuyas riendas están en manos de un lider demente cuyas ideas están muy alejadas de la realidad.

V de VendettaEn resumen, V de Vendetta es una perfecta, aunque ligeramente decorada, radiografía de lo que es el fascismo y su némesis, la anarquía. Una cuidada trama de Alan Moore que nos hará plantearnos temas que, aunque nos pillen muy de lejos como el fascismo, necesitan ser objeto de juicio por parte del público para ser rechazados si alguna vez, Dios no lo quiera, nos vemos bajo su yugo.

En Zona Fandom | El Decálogo de Alan Moore

Etiquetas

Roberto Pastor @Roberto_Pastor

Hijo de Dragon Ball, consumidor de manga y anime junto a otros instrumentos de diversión como el cine y los videojuegos. La treintena me ha traído más sensatez pero no menos diversión, o al menos eso es lo que quiero pensar. Geográficamente me sitúo en San Vicente del Raspeig (Alicante).

Compartir este Artículo en