‘El cazador de rayos’: la esperanza en tiempos difíciles

rayos3.jpg

La edición en un tomo único que recopila los tres álbumes originales de ‘El cazador de rayos’ nos da una nueva oportunidad de descubrir esta interesante obra de Kenny Ruiz. Nos encontramos en un futuro post-apocalíptico en el que sus habitantes viven bajo una lluvia perpetua cargada de rayos, en un panorama desolador producto de los continuos abusos que el ser humano ha ejercido sobre el medio ambiente.

En este mundo plagado de violencia y oscuridad, hay pocas cosas que animen a la gente a conservar la esperanza en que lleguen tiempos mejores. Una de ellas es la figura del cazador de rayos, personaje que según las leyendas que corren entre ellos será el encargado de devolver la luz al mundo. Esta difícil tarea recae precisamente sobre los hombros del protagonista, Kaín, un joven cuyo hermano murió víctima de un rayo y que ahora debe tomar su relevo.

Empieza entonces su aventura para encontrar la máquina sagrada de la que deberá extraer la luz que devolverá la vida y la esperanza a los desolados parajes que le rodean. Para ello contará con una serie de aliados que juegan un papel bastante discretito en la trama, aunque resulta difícil no sentirse fascinados por el enigmático Cáncer o encariñados con el intrépido Otto.

Por supuesto, no todos estarán dispuestos a ayudar a Kaín en su tarea, sino más bien al contrario. Poco a poco, nuestro protagonista irá enfrentándose a nuevos peligros y descubriendo cosas que lo harán dudar de quién está verdaderamente de su lado. En este punto entran en juego las reflexiones más interesantes de la obra, las que se refieren al papel de los mitos en nuestra vida y al nacimiento de estas leyendas que a veces no tienen otra función que la de placebos ante las situaciones más extremas.

Dicen que la fe mueve montañas, y eso es precisamente lo que podemos comprobar en las páginas de ‘El cazador de rayos’. Ahora bien, ¿bastará con creer en algo para que efectivamente se cumpla?

rayos2.jpg

Junto con este guión cargado de ideas y con un uso muy acertado de los flashbacks, el ritmo y los giros en la trama, Kenny se dejó la piel en cada página con un dibujo que ya anticipaba la calidad que muestran sus trabajos más recientes. Una calidad que ya despuntaba entonces gracias al cuidado diseño de los personajes y al coloreado a mano, con el que el autor demuestra su capacidad para recrear diferentes atmósferas muy adecuadas para cada momento de la narración.

La nueva edición de Dolmen se presenta en un formato algo más pequeño que el de los álbumes originales, aunque por suerte se sigue pudiendo disfrutar del dibujo perfectamente y de todos sus detalles. Para mi gusto, la única pega es la rotulación, que me resulta un tanto fría y sí sufre los efectos de la reducción de las páginas. El tomo se completa finalmente con una serie de extras en los que el propio autor nos comenta el proceso de creación de la obra y algunas curiosidades relacionadas con ella, así como unas cuantas ilustraciones realizadas por dibujantes como Víctor Santos (que también hace una breve introducción del cómic) y Joan Fuster.

‘El cazador de rayos’ es un cómic entretenido, con muchas horas de dedicación y mimo por detrás, que además tiene la virtud de dejarnos algunas reflexiones en la cabeza en torno a la naturaleza de la fe y los héroes. Es también una buena oportunidad para descubrir a Kenny Ruiz, en vista de que su ‘Dos espadas’ ha sido recientemente cancelada en Francia y cada vez parece menos factible que acabe llegando a nuestro país.

Ficha Técnica

rayosreview.jpg

* Título: El cazador de rayos
* Incluye: Los tres álbumes originales de la serie
* Editorial: Dolmen
* Formato: Libro en tapa dura // 160 páginas // color
* Precio: 25 euros

Etiquetas

Jaime Valero @jvalerolife

Nací en el año de las inquietantes profecías literarias de Orwell. No traje ningún tebeo bajo el brazo pero en cuanto alcancé el uso de la razón el cómic se convirtió en una de mis máximas prioridades. Combino las viñetas y bocadillos con otras muchas pasiones delirantes e intento que todas ellas convivan en mi carrera como periodista y traductor. Mi cuartel general se encuentra radicado en Madrid.

Compartir este Artículo en