‘El Castigador. La larga y fría oscuridad’, el lenguaje de la violencia

Ahora que encaramos la recta final de una colección que, en su numeración original, alcanzaba aquí el número 50 con el que se abre esta ‘La larga y fría oscuridad’, creo necesario hacer hincapié de nuevo, por más que sea algo que he afirmado hasta la saciedad desde que comenzáramos a revisarla allá por octubre de 2016, acerca de una verdad incuestionable: hablar de esta etapa del Castigador de Garth Ennis —y de ésta de manera exclusiva, la anterior estancia del irlandés en el personaje fue muy simpática y bestia, sí, pero no llegó a los límites que el guionista exploró aquí— es hacerlo de la MEJOR que ha conocido el personaje desde que Gerry Conway y John Romita Sr. lo crearan en 1974. Y no sólo eso, sino que al referirnos a los 12 volúmenes —o 60 números yanquis, como queráis— en los que Panini habrá recogido con la próxima entrega de Marvel Saga la totalidad del ‘MAX: Punisher’, hemos de hacerlo de manera contundente como una de las mejores lecturas que ha parido Marvel. Y aún iría más allá…

Que Garth Ennis adora explorar la violencia es algo que cualquier título por él firmado es capaz de exponer con total naturalidad. Que, como demuestran de forma elocuente y categórica los cinco números que conforman este undécimo volumen de ‘El Castigador’, pocas veces lo ha hecho con la fuerza y el ímpetu que recibió Frank Castle es algo que estas 144 páginas ponen de manifiesto una y otra vez: sí, hay violencia, tiros, sangre, desmembramientos y casquería a unos niveles impensables; pero todo ello está fuertemente atado a una lógica algo perturbada, de acuerdo, pero a una lógica a fin de cuentas que responde de manera inequívoca a la idiosincrasia de un personaje —bueno, quizás sería más correcto hablar de dos personajes en el caso que nos ocupa— que no conoce otra forma de expresarse que no sea por medio del castigo físico a sus congéneres.

Enfrentamiento definitivo entre Castle y ese maravilloso y retorcido personaje que es Barracuda —¿cómo? ¿que pensabais que Barracuda estaba muerto? Naaaah—, ‘La larga y fría oscuridad’ arranca de la mano de Howard Chaykin en unos lápices que, por las formas narrativas del artista, se alejan raudas de lo que hemos ido viendo en la colección —ya sabéis, ese talante “panorámico” al que han ido acoplándose todos los dibujantes que por ella han desfilado— y, al hacerlo, se sienten como ajenos y extraños. Afortunadamente, el desliz que supone la inclusión del autor de ‘Black Kiss’ queda rápidamente olvidado gracias al extraordinario trabajo de un Goran Parlov que ya se quedará hasta el final de la serie y que, como ya hemos apuntado en otras ocasiones al referirnos al croata, sigue alzándose como el mejor dibujante que pasó por ‘El Castigador’. De su mano pues, y después del amago de cierre que suponen las últimas páginas de este volumen, viajaremos en el próximo a las junglas de Vietnam. Pero eso será asunto para otro día. Hasta entonces…’Nuff Said!!!

El Castigador. La larga y fría oscuridad

  • Autores: Garth Ennis, Goran Parlov y Howard Chaykin
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 144 páginas
  • Precio: 14,25 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector apasionado. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de adopción. Treintañero para cuarentón. ¡Ah! y escritor compulsivo tanto aquí como en Blog de cine.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario