‘El Castigador 10. Las viudas’, idea de genio

Cuando intimas con un personaje como lo hizo Garth Ennis con el Castigador, llega un momento en que, de forma obligada, comienzan a asaltarte preguntas a las que no hay mejor manera de dar respuesta que en forma de guión para un arco argumental. Y si la que el irlandés ponía en juego con ‘Las viudas’ es de esas «de cajón» que uno se pregunta como nunca antes se le había ocurrido a alguien, resulta incuestionable —por paradójico que pueda sonar— que sólo el genio detrás de ‘Predicador’ era capaz de poner en pie y, aún más, llegar a enhebrar con la suma maestría a la que podemos asomarnos en unas páginas que, de la misma manera que ha sucedido tantas veces desde que comenzáramos a comentar esta nueva edición de Panini de las aventuras de Frank Castle, superan con creces a todo lo leído con anterioridad…si es que tal cosa es posible.

¿Que cuál es la idea que Ennis utiliza aquí? Poner al Castigador en el punto de mira de la sed de venganza de cinco de las muchas viudas que el justiciero de la calavera en el pecho ha ido dejando a lo largo de los años. Simple, ¿verdad? Tan simple como magistral es la manera en la que el guionista la trata para, irremisiblemente, atraparnos desde la primera página, conseguir cortarnos la respiración, sobrecogernos con algunas de las típicas salvajadas a las que ya deberíamos estar más que acostumbrados cuando de uno de sus trabajos se trata —algo que, aviso ya, resulta de todo punto imposible dada la persistencia que el escritor lleva lustros demostrando a la hora de renovarse— y dejarnos atónitos con una conclusión demoledora que, cercana a alguna de las que ya le hemos leído en arcos anteriores de la colección, insiste en aportar una tremenda cualidad de desasosiego al grisáceo mundo de Frank Castle.

Un mundo que, quizás no de manera tan exagerada como le pasara al de Sandman, pero sí bajo similar idiosincrasia visual, pocas veces encontró a un genio a los lápices que pudiera equipararse al de Ennis a los guiones: como hemos ido apuntando en anteriores entradas, consideramos que sólo Goran Parlov está a la altura de las circunstancias, y sus incursiones, vistas y por ver, son cimas incuestionables de la cabecera. Comparados con él, es la modesta corrección y el mero ajuste a lo que Ennis traza, lo que caracteriza el trabajo de Lewis Larosa, Leandro Fernández, Doug Braithwaite o el Lan Medina que aquí, asumiendo similares patrones narrativos a los que marcaran el trabajo de sus antecesores —el uso de la viñeta «panorámica» es fundamental a la hora de entender este ‘Castigador’— concreta unas planchas siempre correctas pero nunca brillantes. Pero, cuidado, que ésto no se entienda como una lacra, antes bien, se trata sin duda de una virtud que deja respirar sobremanera un relato superlativo que le «volará la cabeza» al más impertérrito de los lectores.

El Castigador 10. Las viudas

  • Autores: Garth Ennis & Lan Medina
  • Editorial: Panini
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 180 páginas
  • Precio: 17,10 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.