‘Ekhö, mundo espejo. París Imperial’, diversión garantizada

ekho 2

Si el otro día cuando hablábamos de la segunda entrega de ‘Isabellae’ lo hacíamos afirmando nada más empezar la reseña que todo lo que habíamos dicho sobre su primer álbum un año antes era de aplicación a las páginas del cómic de Raule y Gabor, hoy no tenemos más remedio que comenzar en las mismas formas alterando sólo el matiz temporal: ya que de los doce meses que transcurrían entre nuestras dos aproximaciones a las aventuras ideadas por el tándem español, bajamos a los cinco que han pasado desde que nos acercáramos al álbum inicial de ‘Ekhö, mundo espejo’, esperado regreso de Alessandro Barbucci a los lápices desde que su relación profesional con Barbara Canepa se fuera al traste y nos dejara a los muchos seguidores de ‘Sky Doll’ con ganas de saber cómo hubiera terminado la historia de la muñeca espacial.

Uniendo fuerzas con el creador de otro fantástico mundo, ese Christophe Arleston del que también teníamos ocasión de hablar hace poco a colación del integral de ‘Tykko del desierto’ publicado por Yermo, lo que la pareja de artistas nos ofrecían en el anterior volumen era una aventura plena en imaginación y humor (marca de fábrica del creador del universo de Troy) que no buscaba otra cosa que entretener cuanto más mejor al lector, echando mano para ello de un alocado ritmo, unos personajes aún más desquiciados (esa ardilla que o bebe té o acaba con lo que se le ponga por delante sigue siendo aquí desternillante) y una mala leche subyacente a todo el contexto que no se arredraba en lanzar puyas a diestro y siniestro desde ese mundo que es reflejo del nuestro a aquél que nosotros habitamos.

Siguiendo el mismo patrón punto por punto (¿para qué salirse del esquema si se ha comprobado que funciona, y funciona a las mil maravillas?) este ‘París Imperial’ incide de nuevo en tratar de arrancar las carcajadas del lector con las divertidísimas aventuras de Formuille y Yuri cuando ambos deciden viajar a la ciudad de la luz para tratar de enmendar su precaria situación económica. Los poderes de la voluptuosa rubia (que tiene la capacidad de ser poseída por espíritus que dejaron algo por hacer en vida) la mezclarán en esta ocasión con una conspiración que se mueve en las esferas de la realeza francesa, envolviendo al cuarteto protagonista —que se completa con la citada ardilla y la secretaria de la agencia de talentos de la que es propietaria Formuille— en una carrera por salvar la nación en la que los recursos de Arleston y el superlativo arte de Barbucci (sus planchas vuelven a ser todo un portento de narrativa y, sobre todo, imaginación) juegan a ganar. A mi parecer lo consiguen de sobra, tanto, que ya está uno deseoso de hincarle el diente a ese ‘Hollywood Boulevard’ que Soleil ya ha publicado en el país vecino. ¿Tardara mucho en aterrizar por estas tierras?

Ekhö, mundo espejo. París Imperial

  • Autores: Christophe Arleston & Alessandro Barbucci
  • Editorial: Norma
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 48 páginas
  • Precio: 15 euros

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.