Ediciones OrangON, de una buena idea a un suicidio

Hemos estado al tanto de Ediciones OrangON por su propuesta de hacer una revista digital de manga de forma periódica. Pero parece que esta editorial se está poniendo en peligro grave tras el despido de Kawaii Dream, autora de la obra Wish Upon a Star, que ha sido despedida. Según palabras oficiales, el despido ha sido causado por difamar contra la empresa. Pero según la autora, las quejas provienen de no haber cumplido en su totalidad con el acuerdo por el capítulo.

Las ideas como la de esta editorial son bonitas en un principio hasta que se tienen que poner a prueba. Unos fallan por tema de ejecución como le ocurrió a Gaijin, que se centraron en coger a ilustradores y muchos acabaron fallando en el terreno argumental, pero otros fallan en el tema del trato en general, tanto al público como a sus artistas.

Empezamos prometiendo y luego algo falla

Empecemos por el principio, y es que Ediciones OrangON nació con la idea de ser una editorial cuya base fuese una revista digital con cierta periodicidad, una propuesta que atrajo bastante por ser algo que falta en el panorama español. Las obras se iban anunciando, con tanto éxito que en esta página se hicieron entrevistas por los nueve proyectos que saldrían adelante. Pasaron por Zona Fandom Marcel Pérez, Rikku Hanari, AT Studio, Elypsia Project, Yuemi22, Marisa Martínez, IsakyChan, Kawaii Dream y Sebastián Riera, todo un elenco de autores de diversos ámbitos.

Pero todo empezó a ir mal cuando anunciaron que cancelaban su asistencia a la Japan Weekend de Madrid. Todo podría haber ido como una simple decepción si no fuese porque el que escribió el post decidió ir de víctima. ¿Motivo? Esta frase:

Podríamos decir que un “gran papel en la obra” para unos “novatos”, como algunos nos llaman

No soy experto en comunicación, algo debo saber, sin duda, pero aprendí que hacerte la víctima no lleva a ninguna parte si no es para tirar tu reputación por los suelos. Las quejas de victimismo hicieron que la propia Nippon, organizadora de la Japan Weekend de Madrid, decidiese intervenir para desmontarles la teoría.

La gota que colmó el vaso

Pero eso no ha sido nada comparado con lo que viene a continuación. Según parece, hubo problemas con Kawaii Dream ya que según ella no se le pagaba por la primera entrega de su obra Wish Upon a Star. Como es normal en estos casos, se intentó llegar a un acuerdo para que se le pagase lo prometido por contrato, cosa que no llegó a hacerse. Después de esto solamente quedaba quejarse en las redes sociales a la editora para exigir el pago justo. ¿La respuesta? Largas de forma extraoficial, pero lo peor es lo que se hizo de forma oficial hace unas horas.

Pantallazo

Lamentamos comunicarle a nuestros lectores y seguidores, que debido a diversos engaños y difamaciones por parte de la autora Kawaii Dream, creadora de la serie Wish Upon A Star, hacia nuestra editorial, se ha decidido prescindir el contrato de dicha autora, por lo cual se le pedirá que realice el capitulo final de la serie para darla por finalizada.

Agradecemos su paso por la editorial y les deseamos suerte en próximos trabajos.

Sentimos las molestias ocasionadas.

Muchos decimos que es dispararse en el pie, pero esto llega al punto de considerarse un sepukku mientras se está hasta arriba de gas de la risa y crees que así te valdrá como una liposucción. Aún en el caso de que fuesen ciertas las difamaciones, cosa improbable por la mala imagen que ha dado la empresa, si fuesen profesionales no se rescindiría el contrato y menos se la acusaría de nada de forma pública.

El daño ya está hecho

Las respuestas no se han hecho esperar y las quejas, principalmente por las palabras de difamación y desprecio por parte de la editorial, tampoco. ¿Qué hizo la editorial? Cerrar comentarios, la práctica más cobarde que se podía imagina y que no hace otra cosa que aumentar el enfado de todos. El futuro más seguro de esta editorial es el de cierre inminente que, aunque había conseguido una más que aceptable entrega de su revista digital, ha echado una idea a perder por no tener suficientes fondos para los primeros meses y además acusar a sus empleados de difamar.

Más de uno se había ilusionado con ellos, algo normal y comprensible teniendo una idea prometedora. Además, esto hará que muchos nuevos proyectos con nuevas ideas parecidas a esta sean vistos con recelo por todos.

Actualización: Los autores nos han remitido un correo donde explican su postura y anuncian el abandonar la editorial

Buenas,

Escribo en representación del colectivo de dibujantes que hemos pertenecido a Ediciones OrangON, con un último mensaje de entendimiento.

El hecho de que seguimos esperando una respuesta de la editorial a nuestro mail conjunto nos ha motivado, después de todo lo que ha pasado, a escribir este nuevo correo.

Ya habéis hablado con todos de forma individual pero queremos haceros saber una vez más que nos hubiera gustado que hubiera habido más diálogo con la editorial. Hubiéramos querido llevar a cabo esta idea y solucionar los problemas que había en la empresa y entre los dibujantes, y la relación editores/autores. Esto solo pretende ser un breve resumen de todo lo que ya hemos hablado previamente, pues.

Todos aquí creemos que la editorial ha tomado unas malas acciones (aparte, y asumiendo en todo caso que por parte de los autores haya habido fallos y retrasos, y que no hemos sido, tampoco, perfectos), y que todo esto ha llevado a una situación de desconfianza y temor por parte de nosotros, los autores, sobretodo en lo referente al tema económico y la poca claridad con que se ha tratado, además de confusión y ambigüedad. Que la imagen pública de la editorial ha quedado dañada, creemos, de forma permanente y que hemos perdido la confianza que habíamos depositado en vuestra gestión. Creemos que vuestras ideas iniciales eran buenas pero que carecíais de medios para llevarlas a cabo. Hemos intentado aportar ideas nunca desde las malas intenciones ni el dejaros mal, sino desde la buena fe y las ganas de que la editorial levantara cabeza como nunca. Pero aún no hemos recibido respuesta siquiera de la editorial explicándonos por qué no teníamos razón o aportando pruebas de nuestros errores, pese a que nos consta que creen que nos equivocamos.

Nos habría gustado tener un sano diálogo con la editorial para arreglar y mejorar todo lo mejorable. Nuestra visión no era la de obligaros a atender a nuestras exigencias, sino a generar un debate para ver qué se podía atender y qué no, de todo lo que decíamos. Hemos ido tomando la decisión de abandonar OrangON porque ya no teníamos fe en las palabras y la gestión de la editorial, y creemos que era necesaria más humildad y transparencia de una editorial nueva, que no tenía una trayectoria pasada para generar nuestro respeto y confianza, sólo los actos presentes. En vez de generar una confianza, nos habéis hecho dudar cada vez más. Pese a que los autores hayamos cometido errores también, creemos que los hemos tratado con más profesionalidad y nos hemos, al menos, disculpado por ellos, cosa que no ocurre por vuestra parte. No os vamos a considerar más respetables porque os pongáis más tercos y no admitáis vuestros errores, si no si vemos que tenéis una actitud responsable y coherente y que generara la simpatía y el apoyo de gente.

Las decisiones que hemos tomado han sido hechas individualmente y no como amiguismos entre nosotros (de hecho, la mayoría de nosotros nos conocemos sólo de trabajar en OrangON, por lo que no nos debemos este tipo de relación), ya que nos consta que alguna vez habéis creído que nos ponemos de acuerdo y eso no os ha hecho gracia. En lo único que nos hemos puesto de acuerdo ha sido en los momentos de escribir estos mails conjuntos, para hablar como una sola voz y tener más fuerza. Esperamos que toméis, al menos, nuestras palabras en consideración para aprender en el futuro.

Atentamente,

Marisa Martínez

Marcel Pérez

Carlota Quintana

Isabel Terol Martínez

Yren Criado

Stefanie Salomon

Sebas Riera

Mónica Cencerrado

Noemí Gómez

Pablo Brenes

Actualización 2: La propia editorial ha emitido un escueto comunicado donde dice asumir sus errores

Tras los hechos ocurridos durante estos días, la dirección ha decidido redactar este comunicado.

Pedimos disculpas a todos los seguidores, tanto de la serie Wish Upon a Star como otras creadas por la autora Kawaii Dream. En ningún momento hemos tenido la intención de dañar la imagen de la calidad de estas series.
Sentimos muchísimo si nuestras palabras se han malinterpretado, asumimos la culpa, no nos expresamos
adecuadamente, en esa ocasión se empleo un lenguaje muy coloquial que llevo a un mal entendimiento.

Además de aclarar este tema, quisiéramos matizar que la política de trabajo de esta empresa no es la explotar al trabajador, todo lo contrario, en estos momentos la editorial esta pasando “un bache” económico, por lo cuál pedimos la máxima colaboración posible de todas las partes implicadas con esta empresa pero siempre valorando el esfuerzo, ya sea mínimo o máximo lo tenemos en cuenta.

Por lo tanto, después de haber expresado nuestra opinión cerramos este tema.

En Zona Fandon | Ediciones OrangON

Etiquetas

Naruedyoh @naruedyoh

Amante del cómic, aunque con inclinaciones hacia los productos provenientes de Japón. Con solamente 22 años, aún me queda por aprender mucho, pero las ganas no me las quita nadie (odio parecer un hipster, pero es así). Cuando no me gusta algo, una parte en el fondo de mí hace que quiera que me guste, pues significaría que se ha hecho lo suficientemente bien. Con cómics y juegos en las estanterías desde los tres años.

Compartir este Artículo en