‘Donald’s Happiest Adventures’, no tan genial

Cuando, a mediados del año pasado, nos ocupamos por partida doble de valorar los dos primeros títulos que Planeta Cómic lanzaba en esta genial apuesta por ir ofreciendo material Disney ideado al otro lado de los Pirineos, decíamos que lo que Cosey ofrecía en ‘Misteriosa melodía’ no nos terminaba de convencer, ni por sí solo ni, por supuesto, si se le comparaba con lo divertido y alocado del trabajo que Lewis Trondheim y Keramidas llevaban a cabo con ‘Mickey’s Craziest Adventures’, un álbum en el que los autores imaginaban una historia cuya premisa de partida ya era pura genialidad: haber encontrado unos cómics perdidos del ratón más famoso de la historia y rehacerlos tal cual, con páginas faltantes y todo. Y, claro está, si la fórmula había funcionado. ¿Por qué no probar suerte a hacer lo mismo con Donald?

Con esos mimbres, nos llega ahora ‘Donald’s Happiest Adventures’ que, en un esquema clásico dentro de las aventuras del pato de Disney, sigue al ave vestida de marinero en una de esas misiones imposibles a las que siempre se ve abocada su paupérrima voluntad cuando es la de su tío Gilito la que se impone. Y si no hay nada que interponer negativo en cuando a lo que Keramidas lleva a cabo en unas planchas fantásticas, llenas de brío y perfectamente continuistas con lo que le vimos al dibujante en el volumen dedicado a Mickey, no podemos decir lo mismo al referirnos al guión de Trondheim, y no porque la lectura no sea la mar de entretenida y variada, sino por la pérdida de frescura que se produce, no al intentar repetir la fórmula, sino al eliminar de ésta lo que la hacía única.

Y es que, al contrario que su predecesor, aquí no hay saltos de varias «páginas perdidas» que obliguen al lector a hacer un ejercicio de imaginación para rellenar huecos, sino que se nos ofrece una historia completa de principio a fin. Alguno podrá pensar que interponer esta pega es querer «cogérnosla con papel de fumar», pero insisto en afirmar que gran parte de la incuestionable originalidad del ‘Craziest Adventures’ residía en ese ingenioso recurso de los saltos numéricos, y el que aquí no los haya resta efectividad a un relato que, por otra parte, y por muy variado que sea —que lo es, cuidado— no deja de moverse por arquetípicos esquemas que hemos visto muchísimas veces en los cómics de los inmortales personajes de Disney.

Donald’s Happiest Adventures

  • Autores: Lewis Trondheim & Keramidas
  • Editorial: Planeta Cómic
  • Encuadernación: Cartoné
  • Páginas: 48 páginas
  • Precio: 28,50 euros en Amazon

Etiquetas

Sergio Benítez @fancueva

Lector voraz. Cinéfilo empedernido. “Seriófilo” de pro. Jugador (que no ludópata, cuidado) impenitente. Melómano desde la cuna. Arquitecto de carrera. Profesor por vocación. Gaditano de nacimiento. Sevillano de corazón. Cuarentón recalcitrante y compulsivo "opinador" acerca de todo aquello que es pasión personal.

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.