‘Doctor Who: Vida Tras la Muerte – Undécimo Doctor’, de paseo por el tiempo

Fandogamia. Otra vez se trata de Fandogamia. La editorial valenciana volvió a estar bien rauda y veloz a la hora de hacerse con los derechos de publicación de una de las series televisivas más longevas, frikis y locas de cuantas han surgido de la caja tonta (apelativo que desde hace años no puede ser más inadecuado). Sí amigos, estamos hablando de “Doctor Who”, serial británico (de la BBC para ser más exactos) considerado como uno de los iconos de la ciencia ficción que lleva ya algunos años repartiendo felicidad entre todos sus seguidores. Veintiséis temporadas serían emitidas entre los años 1963 y 1989, contando con nueve actores distintos para encarnar el papel del Doctor. Habría que esperar hasta 2005 para que fuera relanzada (alcanzamos doce temporadas) y ya llevamos cinco personas que han llevado el manto del personaje principal. ¿Asustado? ¿Piensan que todo esto es demasiado complicado como para meter cabeza? Nada que temer puesto que la accesibilidad a este peculiar universo no puede ser más sencilla.

Resumiendo un poco. El Doctor es un extraterrestre de aspecto humano que cambia de apariencia y de personalidad cada cierto tiempo (aquí se justifica el baile de actores), que viaja por el tiempo en su nave Tardis (una cabina telefónica de color azul) viviendo todo tipo de aventuras. Y no termina aquí el ingenio ya que su única herramienta será el destornillador sónico, un cachivache que sirve para todo. No necesita nada más, al igual que el lector que se decida a darle una oportunidad a estos relatos. La acción del presente volumen, ‘Doctor Who: Vida Tras la Muerte – Undécimo Doctor’, tiene lugar entre las temporadas cinco y seis de la serie televisiva y nos vamos a encontrar con un Doctor bastante solo ya que sus compañeros (que también van cambiando constantemente) Amy y Rori se encuentran disfrutando de su vida marital. Esto llevará al Señor del Tiempo a encontrar en Londres a Alice Obiefune, una chica que arrastra bastante pena y que se convertirá de la noche a la mañana en su nueva colega de correrías temporales.

De esta manera la Tardis ya cuenta con la tripulación necesaria para surcar de nuevo los parajes del tiempo, pasado o futuro, poco importar a la hora de vivir extraordinarias aventuras. Los guionistas encargados de trasladar el espíritu de la serie original al comic son unos viejos conocidos de la revista 2000 AD (aunque recientemente, sus nombres, aparecen bastantes veces en alguna de las grandes editoriales estadounidenses), Al Ewing y Rob Williams. Sus relatos se muestran tan sólidos como respetuosos con la mitología del Doctor, además se ven obligados a tirar de ingenio a la hora de resolver los distintos capítulos puesto que nuestro protagonista nunca usa la violencia. Ventajas de ser un tipo astuto. Por su parte, los ilustradores Simon Fraser y Boo Cook, hacen un trabajo bastante digno, mostrando una narrativa muy correcta e intentando acercarse lo máximo posible al parecido físico con los actores que encarnan a cada uno de los personajes. Una lectura bastante enriquecedora que contentará a los aficionados del Doctor pero que, a la misma vez, resulta un punto de inicio perfecto para todo aquel que quiera adentrarse en el maravilloso mundo de ciencia ficción que le espera y poder llegar a convertirse en un “whovian” de pro. Y recuerden, Bow ties are cool. Geronimo!!

[Grade — 8.50]

Doctor Who: Vida Tras la Muerte – Undécimo Doctor

  • Autores: V.V.A.A.
  • Editorial: Fandogamia
  • Encuadernación: Rústica
  • Páginas: 128 páginas
  • Precio: 12,00 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.