‘Doctor Star y el Reino de los Mañanas Perdidos’, Black Hammer inagotable

Ahora mismo no sabría concretar quién está más motivado con «Black Hammer«. Por un lado tenemos a su guionista/creador/director de orquesta, Jeff Lemire, que parece haber encontrado en este particular universo la gallina de los huevos de oro ya que son numerosos los proyectos que han ido surgiendo de manera continua baja la etiqueta “Black Hammer Presents…” o “From the World of Black Hammer”. Por otro, nos encontramos con nuestra Astiberri, editorial patria que ha tenido el acierto de apostar por la franquicia y que, casi mensualmente, nos trae algún volumen de la serie de Lemire. Todo esto luce bastante más si atendemos a la calidad de todas y cada una de estas cabeceras, da igual que sean entregas de la serie central o de algunos de sus spin-off, el entretenimiento está servido y más que asegurado. Hechas las presentaciones, ya podemos dedicarle la atención que se merece a este ‘Doctor Star y el Reino de los Mañanas Perdidos’, ultima referencia aparecida por estos lares y que, para variar, resulta una lectura más que notable.

Lemire se pone el mono de trabajo y se encarga el mismo de esta miniserie, un relato de superhéroes donde se mezclan varias generaciones, padres e hijos, y en el que conoceremos el origen de este personaje, muy importante en la trama general pero que aún no es demasiado conocido por el gran público. El guionista de Essex sabe muy bien manejar este tipo de historias, esas en las que los sentimientos van aflorando a medida que pasamos las páginas y la lagrimita empieza a asomar por el rabillo del ojo. Una narración que avanza por dos caminos distintos. En uno se nos muestra el origen del Doctor durante la Segunda Guerra Mundial, como consiguió hacerse con sus poderes, sus compañeros de correrías y las increíbles aventuras que vivió junto a ellos. En el otro hilo vamos a ser testigos de cómo el anciano justiciero quiere retomar el contacto con su hijo perdido para poder entregarle el manto heroico que ha llevado sobre sus hombros todo este tiempo.

Para todo aquel que conozca algún trabajo de Lemire, sabrá el tono que suele imprimir a sus tebeos, al menos, a aquellos en los que apela directamente al corazón del lector. Sabe muy bien ganarse la simpatía y el cariño de todo aquel que sostiene el comic en ese momento, juega con nuestras emociones y empatizamos rápidamente con todos los personajes, con sus inquietudes y nos hace participes de todas las contrariedades que se les va cruzando. Otro punto a favor de Black Hammer es la elección de los dibujantes encargados de las series, todos ellos nombres importantes dentro de la industria (al menos en el terreno independiente) y que realizan trabajos más que meritorios. Tal es el caso de Max Fiumara, ilustrador que ha dejado constancia de su buen hacer en títulos superheroicos para las dos grandes (Spiderman, Superman) y que actualmente sigue sorprendiendo en “Lucifer” para Vertigo. Su trazo dinámico y eléctrico nos deja momentos sorprendentes a lo largo del volumen, mostrándose igualmente acertado en las escenas más intimistas y tranquilas donde nos transmite todo tipo de emociones. Una muestra  más de lo bien que se pueden hacer las cosas con una buena idea y usando los elementos de siempre. Lemire no inventa nada nuevo pero, lo que nos entrega, es de una calidad a tener en cuenta. Y así puede seguir hasta que quiera.

[Grade 8.50]

Doctor Star y el Reino de los Mañanas Perdidos

  • Autores:Jeff Lemire y Max Fiumara
  • Editorial:Astiberri
  • Encuadernación:Cartoné
  • Páginas: 128 páginas
  • Precio: 15.00 euros

Etiquetas

Mario de Olivera @fancueva

No sé si el médico que ayudó a mi madre a traerme al mundo me dio un cate en el culo o directamente me arrimó un Spiderman. Lo que sí tengo claro es que desde que tengo uso de razón siempre he tenido un tebeo entre las manos. Por el camino se fueron añadiendo más aficiones que me convierten en un devorador de series, películas y algún que otro libro. Jugador “devezencuandero” a lo que me pongan por delante, siempre y cuando medie el machacamiento de zombies o de ejércitos plagados de magos y orcos, intento estar siempre liado con cualquier actividad lúdico-frikoidal que haga mi existencia sevillana algo más agradable y entretenida. Oh yeah!

Compartir este Artículo en

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.